sábado, 8 de junio de 2024

ATILIO DUNCAN PEREZ (MACUNAÍMA)

 


Ayer se cumplieron 4 años de tu partida viejo y querido Macu. Yo no lo sabía pero al abrir Facebook, ví los posteos de amig@s recordándote. Así que me serví un generoso whisky... encendí una velita y tomé "La bufanda del aviador" que vos me regalaste. Macu querido... Hermano Kafarudo... Poeta de la resistencia... Y no era nada fácil... cuando los milicos en plena dictadura querían nombres, vos los enfrentabas con poemas. Recuerdo una noche en dictadura en "Amarcord". Allí nos reunimos para ver tu perfomance junto a otro poeta entrañable... Elder Silva. Los dos con bastones de ciego y con lentes oscuros, desparramando versos que contenían rabia, dolor pero también, esperanza. Recuerdo nuestras charlas a través de skype... yo ya viviendo en España y vos contándome historias de tu hermano Darnauchans. Una vez que pude volver de visita a Uruguay, me entrevistaste en tu programa de radio y allí pude decirle a Vera Sienra lo mucho que la quería... Luego fui yo quien te entrevistó para mi programa de radio y eso hizo que mucha gente se interesara por tu poesía. Gente de México, Argentina, Colombia, España y hasta de Polonia! No me acostumbro a tu ausencia... por eso prefiero recordarte con aquella risa de estruendo cuando cenamos en tu casa de Malvín junto a Silvia, tu compañera de toda la vida y a tus hijos Natalia, Miguel y Eliana. Esa noche en la que tanto vos como yo nos volvimos a hacer bolches ante los delirios que nos decía una anarquista argentina... Vos y tu eterna condición de puente... Por vos conocí al querido Poni Micharvegas, a Yauguru Maca, a Esteban Leivas y a tantos más... Hoy, que gracias a vos, yo tengo tantos hermanos que no los puedo nombrar... En esta noche madrileña vuelvo a llenar mi vaso y leo en voz alta: "Los aviadores/no tienen miedo/de montarse a lomos de las nubes/anque después de rompan la nariz/contra el pavimento/los aviadores/manejadores de pájaros plateados/donde el cielo y la tierra/no son nada o son la misma cosa/esconden las lágrimas/debajo de una bufanda que una muchacha tejió en tierra.// Se te quiere hermano... aquí abajo, hacemos lo que podemos... juntamos nuestros pedacitos y volvemos al camino. Pero siempre... siempre... siempre... te recordamos con una sonrisa. Yo no tengo apuro alguno... pero vos esperame... que tenemos que seguir hablando de muchas cosas. Compañero del alma... Compañero!

sábado, 1 de junio de 2024

La vieja Ford... Johnny Cash y aquellas noches de hospital...

 

(Foto de la vieja Ford – Atlanta 2002)

En Atlanta, estado de Georgia, EEUU,  tuve el trabajo que recuerdo con más cariño. Éramos yo y mi alma. A través de los altavoces de la vieja Ford podía escucharse Jaime Roos, Mark Knopfler o mi querida murga Contrafarsa. Pero una noche no hubo CD... puse la radio y de pronto comenzó a sonar una canción del  viejo Johnny Cash.

A este hombre yo le debo algo… Conocí la música de Johnny Cash en Atlanta a través de una radio country-folk, mientras por la ventanilla de la vieja Ford, repartía el Atlanta Journal en los condados de Suwanee y Flowery Ranch durante las noches. Yo, que en Uruguay había trabajado en varias multinacionales, bañado en Carolina Herrera y siempre de corbata, de pronto encontré en EEUU el mejor  trabajo que tuve en mi vida. Ganaba poco pero cómo disfrutaba! Llegaba al depósito del periódico en Lawrenceville. Mi jefe, el viejo Benson… un racista redneck típico (redneck: Típico votante de Trump... Trabajadores blancos y racistas de los estados del sur de EEUU). Benson había sido marine pero lo habían echado por borracho…  Con el tiempo, supe que el viejo Benson me apreciaba… por ejemplo cuando yo me dormía y no llegaba a la 1 de la madrugada al periódico, me llamaba y me decía: “Vamos Gabriel… despiértate mierda” y cuando yo llegaba al depósito, él ya me tenía todo preparado para salir a repartir el periódico. Incluso hasta llegó a darme un abrazo mientras lagrimeaba cuando le dije que me iba a vivir a España.

Salía del depósito y mi primer parada… la gasolinera BP de la Suwanee Dam Road. Allí, durante las noches trabajaba Gustavo, un colombiano con el que compartíamos soledades, risas y tristezas. Los dos teníamos a la familia lejos… nos mostrábamos fotos de nuestros hijos… hablábamos de fútbol y de la vida. Era la solidaridad y el entendimiento entre dos inmigrantes “sin papeles”…  Gustavo ponía a hornear las donuts de dulce de leche para que a eso de la 1 y media de la madrugada, más o menos la hora en que yo llegaba, las tuviera calentitas. Allí cargaba gasolina, compraba mis Marlboro y me llevaba mis 2 donas calentitas con un buen vaso de café… y a repartir periódicos! Me pregunto qué será de la vida de Gustavo… ojalá haya podido reunirse con su familia. No pude despedirme de él, pero siempre lo recuerdo.

Aquel trabajo me encantaba… a esas horas, nada de tránsito, así que yo enderezaba las curvas con la Ford. Cuanto antes terminaba de repartir todos los periódicos, antes regresaba a casa. A través de los 4 altavoces podía escucharse a Jaime Roos, Sabina, Mark Knopfler… a mi querida murga Contrafarsa o como contaba anteriormente a Johnny Cash a través de la radio. De a poco, el viejo Cash se fue volviendo cada vez más necesario. Había algo en su música que me hacía más fácil relacionarme con aquel entorno. Recuerdo bien aquella noche azul y blanca… el cielo era tan azul… y estaba llenito de estrellas después de una gran nevada. Todo estaba blanco… paré la Ford y me bajé para encender un cigarrillo mientras escuchaba “Turn the page”  y de pronto… apareció una manada de ciervos que se detuvo frente a mí. Fue un instante… el jefe de la manada me miraba fijo mientras las hembras cruzaban la calle. Él, con su enorme cornamenta seguía parado frente a mí. Aquella fue una mirada que me dijo tantas cosas… hasta que siguió su camino entre los pinos junto a su manada. Cada vez que escucho esa canción, se me aparece esa imagen. O al revés… la paz que sentí aquella noche, en aquel momento, pocas veces la volví a sentir. Y luego vino mi familia y al tiempo nos fuimos a España. Más precisamente a Dénia.

Y allí tuve mi primer infarto. Y recuerdo que en el hospital todo era blanco… demasiado blanco. Hasta la muerte era blanca. En la UCI, las luces blancas estaban toda la noche encendidas. De pronto traían a alguien al box de al lado y aquello se llenaba de médicos y enfermeras y al poco rato, descorrían la cortina y en la cama de al lado, ya no había nadie. Y todo volvía a ser blanco.

Pero una noche y estoy seguro que producto de la buena droga que me estaban dando, juro que vi a alguien totalmente vestido de negro, sentado y con las piernas cruzadas apoyadas sobre mi cama. Al otro día, cuando Adriana, la mamá de mis hijos llegó al hospital, le conté que había estado Johnny Cash toda la noche cuidándome. Con su arma gatillada por si la muerte se acercaba mucho a mi cama. Sin duda alguna la droga que me estaban dando era de la buena… pero juro que yo lo ví. Allí estaba él, todo vestido de negro, con su enorme sacón negro y su sombrero también negro. Luego volví a verlo una vez más. Fue cuando estuve en coma casi 2 meses. Yo no ví túnel con luces ni nada parecido. Pero lo que sí me acuerdo de haber visto o mejor dicho, haber estado es un lugar hermoso… en medio de una pradera muy verde, con un cielo despejado y un sol entibiándome… allá lejos vi una cabaña y cuando me acerqué a ella, pude ver que allí estaban el poeta Ángel González, Juan Gelman, Alfredo Zitarrosa y muchos más. Y entre ellos, pude ver nuevamente aquella figura toda vestida de negro de Jhonny Cash. Una vez más, no había faltado a la cita. Ya… que soy un mitómano… y por eso me fui a buscar el significado: “Que pertenece o concierne a la mitomanía (tendencia a mentir o a exagerar). Que tiende a mentir, a exagerar o a mitificar, a veces por razones patológicas.” Bueno… a exagerar, sí… pero mentira no es. Yo lo viví, yo lo sentí. En todo caso la culpable de mi mitomanía era la droga que me estaban dando… Lo cierto es que hoy, a casi 5 años de la última vez que lo ví… el viejo Jhonny Cash siempre está presente en mis paganas oraciones.        


miércoles, 24 de abril de 2024

"Chiche" Cabral... y aquella noche montevideana.

Aquella noche Carlos Vidal pasó a buscarme por mi departamento en Almería y Yacó en su Fiat 600. -Nos vamos a buscar al Chiche Cabral- me dijo. Llegamos al barrio Palermo y cuando el Chiche convenció a la "Chimasa" terminamos yéndonos los tres. Mientras buscábamos un bar, le conté a Chichito que el Negro Yamandú Pérez había estado un par de días en casa y que lo habíamos pasado de put@ madre. En el piso de Malvín vivíamos el Vampiro Marffei, yo y el Pope Terevinto. El Pope, hermano de vida y de vaso, que se vino desde EEUU a verme cuando yo me estaba muriendo en un CTI y me agarró de la mano y hoy seguimos caminando juntos, es uno de los mejores percusionistas uruguayos. Por él, conocí al Negro Yamandú, a Chichito y al Marciano Laner... Pero volviendo a aquella noche, Chichito Cabral, que era pae de Umbanda pero también amante de la música hindú, entre whisky y whisky y mientras Clarita bailaba un tango con un piloto de avión... me dijo: "Vos sos color naranja... noooo... sos azul hermano... definitivamente azul." Con el tiempo supe que el azul es la nota DO. Luego me contó cuando tocó con Celia Cruz, con José Feliciano, con el Kinto y Tótem, grupos míticos de la música uruguaya, junto a Mateo, Urbano Moraes y el Negro Rada... No cabía tanta música en su cuerpo y conste que el Chiche es grande... Pero lo mejor de todos sus cuentos fue cuando en él estaba en Hamburgo en 1961 tocando con un grupo de jazz y a continuación tocaban unos adolescentes y el Chiche se quedó a escucharlos... eran Los Beatles... Amanecimos en "Candilejas", un boliche en la esquina de Jackson y Luis Piera, escuchando en vivo a un trío que hacía tangos de Piazzolla. Cuando salimos, el sol estaba comenzando a asomar y el Chiche me dijo algo así: "cuantos recuerdos sagrados te conté esta noche..." Y de pronto se puso a cantar su tema más emblemático... "Orejas"... los dos parados mirando al Río de la Plata... Yo me guardé ese recuerdo para mí.... y ahí está y estará por siempre en mi cajita azul. Luego de esa noche nos habremos visto apenas unas dos o tres veces, pero siempre me daba un abrazo y me decía bajito al oído "Qué hacés Azul... cómo estás?" El Chiche Cabral... Chichito... un músico increíble que aún recorre las calles de Montevideo, de aquel Montevideo que supimos disfrutar, el de la bohemia, el que ya no existe más aunque siga habitando en nuestros corazones. Desde Madrid levanto una copa por vos, viejo y querido Chiche Cabral. Que así sea. Porque así será.

jueves, 7 de marzo de 2024

A Eduardo Darnauchans.

Aquel 7 de marzo del 2007, temprano me llegó un mensaje de Sofía, quien por aquel entonces tenía 19 años... "tengo para decirte que falleció el darno, se lo que vos lo amabas, por eso a su salú! La música perdió a un genio, a un excelente músico, y por sobre todas las cosas, a un poeta de la re-concha de la madre.”

Viste loco... te lo decía alguien que tenía 19 años... Vos pensabas que ya nada valía la pena y mirá... resulta que los que venían tirando la puerta abajo decían que eras flor de poeta. Darno, desde aquel día nos quedamos guachos.

Sí Darno... que sí te digo! Toda aquella mal llamada generación del silencio, nos sentimos huérfanos. Qué harían desde ese maldito 7 de marzo aquellos que se sueñan sin ninguna sonrisa? O los que estaban temblando las canciones que nunca van a cantar? Y los propietarios de botellas vacías? Y el Duque de Penurias y Madame de la Mugre?

Todos nos quedamos guachos, Darno. Incluso aquellos imbéciles que en las noches de Puppa's, te llenaban el vaso para que les hablaras de la música sefaradí o medieval. Como bien dijo "Chichila", tu eterna Compañera de vida, ya era tarde... el personaje del "Darno" ya le había ganado a Eduardo Darnauchans y por goleada.

Por eso prefiero recordar a aquel Darnauchans del Teatro Solís junto a Cabrera, al Darnauchans telonero de Bob Dylan y de Paul Simon...

Yo te quise mucho loco, si eso sirve de algo... yo te quise. Todos nosotros te quisimos mucho. Te quisimos por ser un Compañero de aquellos años duros, por estar siempre, por jugarte entero. Pero también por habernos dado tanto amor Darno... tanto amor. Vos allá en Sansueña y nosotros desde aquí... te seguimos queriendo, loco...

Eduardo Darnauchans... Poeta y Compañero. Salud!



El viejo Johnny Cash... y yo.

En Atlanta, estado de Georgia, tuve el trabajo que recuerdo con más cariño. Yo, que en Uruguay trabajaba para una multinacional, bañado en Carolina Herrera... de pronto me ví tirando el Atlanta Journal Constitution durante la noche por la ventana de la vieja Ford en el condado de Suwanee. Éramos yo y mi alma. A través de los altavoces de la vieja Ford podía escucharse Jaime Roos, Mark Knopfler o mi querida murga Contrafarsa. Pero una noche no hubo CD... puse la radio y de pronto comenzó a sonar esta canción. Era el viejo Johnny Cash junto a U2 haciendo "One". Tuve que detener la Ford... estaba todo nevado y la luna lo llenaba todo de luz. Una manada de ciervos cruzó frente a mí. Senti que tanta belleza no podía ser real. A partir de esa noche, yo que me pregunto y me vuelvo a preguntar, que vivía en un país donde no podés pararte a pensar, de pronto comencé a encontrar respuestas. Y el viejo Johnny se volvió imprescindible. Tanto, que una vez y eso fue en el 2005, ya viviendo en Dénia y luego de mi primer infarto, tal vez producto de las drogas que me estaban suministrando, abro los ojos y de pronto vi a alguien que estaba sentado junto a mi cama de hospital. Vestido todo de negro, con su sombrero tapándole el rostro y con sus piernas cruzadas apoyadas en mi cama. Era el viejo Johnny Cash, con su pistola pronta a dispararle a la muerte, por si la muy hijadeputa se acercaba demasiado. Fue todo tan real... juro que lo ví. Que ahí estaba él cuidándome. Cada tanto vuelvo a esta canción... y me sirvo un whisky y lo invoco y se lo agradezco. Que me volví místico... y ponele que sí. Pero yo se lo sigo agradeciendo... qué se yo. En diciembre del 2018, cuando entré en coma, lo volví a ver. Esa vez lo ví junto al poeta Juan Gelman, a Alfredo Zitarrosa, a Ángel González y a varios más. Cosas que producen las drogas... pero juro que los ví. Y estaban tan pero tan felices...





martes, 25 de abril de 2023

El Fentanilo y yo...

 EL FENTANILO Y YO...

Hay canciones que forman parte de la banda sonora de mi vida y esta es una de ellas.
Pero esta versión la hace mejor aún.
Chris Cornell murió hace casi 5 años suicidándose en el baño de un hotel luego de un concierto con su banda Soundgarden. Cornell, considerado como una de las mejores voces del rock de todos los tiempos, era un adicto al Fentanilo (Morfina sintética), debido a sus fuertes dolores de columna.
Hoy, confieso que yo también lo fui. Era la única forma de aminorar un poco los dolores que sentía en mis huesos y lo utilizaba a través de unos parches que debía cambiar cada 3 días. Si olvidaba cambiarlo, mi cuerpo se retorcía... mis brazos y mis piernas se contraían pidiéndome más y más.
Así estuve casi 7 años... Hoy, el Fentanilo (el exceso, claro) es una de las principales causas de muerte en los EEUU. Por eso yo me mantuve en los parches de 50 grs., cuando los médicos me recomendaban que subiera la dosis... yo no quise hacerlo.
Finalmente cuando me operaron, pude dejarlo atrás.
Pero jamás olvidaré aquellas noches de abstinencia, cuando el cuerpo me pedía "dame fentanilo..." Y logré vencerlo. Pero entiendo el infierno por el que pasan aquellos que deben consumirlo. Es una droga adictiva y que te puede llevar a la muerte.
Por eso tal vez esta versión de Chris Cornell sea mi preferida, porque conozco ese infierno... Hay un comentario sobre esta canción en Youtube que dice: "Prince la compuso, Shinedd O'Connor la hizo famosa y Chris Cornell la inmortalizó." Y yo, en esta noche estrellada aquí en Madrid, la vuelvo a escuchar otra vez. Claro, Chris Cornell acabó suicidándose y esto no es una apología del suicidio, pero los que hemos tenido que utilizar el fentanilo, los que hemos convivido tantos años con el dolor, tal vez podamos llegar a entenderlo... O no. Qué se yo...



sábado, 1 de abril de 2023

La banda sonora de mi vida...

Yo, al igual que todo el mundo, soy pasajero de mi tiempo. Protagonista de una película que jamás se estrenará. Fui niño en el barrio del Prado, correteé en el barrio del Cerro y fui adolescente en Malvín, donde también me hice hombre. Treintañero en el Centro, Ciudad Vieja y Solymar. Cuarentón en Atlanta, Dénia y Buenos Aires y aquí, en Madrid… comencé a envejecer. Montevideo, Canelones, EE.UU., Argentina y Buenos Aires… si habremos caminado! Pero de lo que no me olvido es de aquellas tardes cuando Don Carlos Solé me llevaba al Estadio Centenario a ver a Peñarol. De las luchas obreras… del puente sobre el Pantanoso llenito de banderas rojas, portadas por los trabajadores del Frigorífico Nacional. De la esquina de Boulevard Artigas y Cuaró (hoy Carlos Solé) y del Bar Capitol de mi padrino el viejo Scasso, un mafioso al que le besaban el anillo en el viejo Mercado Modelo. De mi maestra de 1er. grado en la escuela Adolfo Berro, del Peñarol del ’66, del equipo de Malvín con el Manteca Martínez, el colorado Barbadora y el Pilu Santillán, de las noches de carnaval en el Club Capitol. Del olor a albahaca y romero en la cocina de mi abuela, de sus plantas en viejas latas de aceite y de sus enormes ojos celestes… Del Gitano Iglesias y del Pistola Marciscano, corriendo detrás de mis hijos en un ensayo de los Diablos Verdes o de la Reina de la Teja, tratando de curarle con agua oxigenada las rodillas rotas de mis hijos Tamara y Camilo. Mis murgas… los Diablos, la Reina, Contrafarsa y la Falta… por eso recuerdo bien aquella noche cuando en la esquina de Gil y Cuaró paró el camión de los Asaltantes con Patente. Sí… yo ví cantar en esa esquina antes de actuar en el Club Capitol a los Asaltantes. Recuerdo bien aquella noche. Bajaron del camión y los murguistas se alinearon. Entonces fue cuando Cachela, su histórico director dio el “Tré” y comenzaron a cantar la retirada del ’32. Yo estuve allí… y ahí nació mi amor por la murga. Hoy, en esta noche estrellada y madrileña, tal vez debajo de una farola se plante una murga dirigida por el Pitufo Lombardo o por Julio Julián y comience a cantar… al igual que Mark Knofler, Darnauchans, Leonard Cohen, Zitarrosa o Bob Dylan, la murga es parte de la banda sonora de mi vida… de aquella película que jamás se estrenará, pero que valió la pena vivir. Qué lo parió!

 


viernes, 25 de junio de 2021

La Vida.

 Fue una de las primeras veces en las que me había quedado a pasar la noche junto a Elena en la corrala en la que vivía en el barrio de Lavapiés. No recuerdo bien pero al otro día ella tenía que marcharse temprano a su clase de flamenco y yo me quedé un rato más en su casa. Me había quedado retumbando algo que me dijo Elena… “playas con chozas de coral”. Me parecía tan bonita esa imagen… cuando de pronto y aún no sé el por qué, se me apareció otra imagen, la de mi hija Tamara mientras íbamos en la vieja Ford desde Atlanta hasta Nueva York. Recuerdo bien ese momento. Yo iba pensando en si estábamos haciendo bien en dejar EE.UU e irnos a vivir a España. Estábamos cruzando la frontera entre Carolina del Norte y Virginia. La carretera era una enorme recta y todos dormían. Cuando de repente miré por el espejo retrovisor y noté que Tamara estaba despierta haciéndome la V de la victoria con sus deditos. Ahí fue cuando aceleré la Ford a fondo… De aquel papá todo va a estar bien a las playas con chozas de coral. Tamara y Elena, dos de mis más grandes amores, reunidas en este vídeo.



viernes, 5 de marzo de 2021

 Esa Mujer (Gabriel Tuya - el Gato).


Esa mujer
era como un cactus,
te acercabas mucho
y te pinchaba.
Pero yo le hablaba
y le escribía poemas.
Y entonces a ella
le crecían flores,
su mejor forma
de decir te quiero.

Gabriel Tuya (el Gato).
de "No todo fue naufragar - Poesía urgente."

jueves, 4 de febrero de 2021

Naranja de la China

Naranja de la China

Palabras que vienen desde el alma
movidas por el viento.
Vuelan, y en cada nube
en cada gota de lluvia
van olvidando lo que fuimos,
aquello que soñamos
y que hoy dormirán para siempre
en el borde de tus sábanas.

Amanece y abro la ventana
el aire fresco trae perfumes de niñez
la mejor de todas mis patrias
tan lejana y que sin embargo
vuelve en cada primavera asesinada.
La esperanza es solo una vela ardiendo.

Es hora de volver al camino
tan solo mi sombra sigue mis pasos
Salgo a la calle y ésta se vuelve amarilla
como una foto enferma.
Te dejo atrás durmiendo en el sofá.
Hoy, nuevamente, toda mi vida cabe
en una naranja de la China.

Texto y voz: Gabriel Tuya (el Gato)
Música: Haven Lea - Slists

"Naranja de la China" de "No todo fue naufragar - Poesía urgente."

domingo, 23 de agosto de 2020

 

Federico:
Quería que supieras que sin saberlo, fui detrás de tus pasos.
Hemos pisado las mismas calles, los mismos bares.
Granada, Madrid, Montevideo, Buenos Aires y Nueva York...
Pero fue en aquella mañana de primavera granaína, cuando te sentí pájaro, tomillo, romero y agua fresca. Mientras subía a La Alhambra por la Cuesta del Rey Chico, tu alma granadina me revoloteaba entero, trayéndome vientos lejanos con sonidos de mi niñez.
Un día como hoy, te asesinaron... “por rojo, masón y maricón”, según dicta tu sentencia de muerte.
Pero venciste…
Vos estás vivo con cada estreno de la Bernarda, Doña Rosita o Yerma.
Vos renacés en cada página del Romancero Gitano, de Poema del cante jondo o de Poeta en Nueva York.
Vos estás y para siempre, en los caminos polvorientos de mi alma.
Vos estás siempre presente, en mis paganas oraciones.
Y fue en Granada donde elegí estos versos de "Poeta en Nueva York", versos que grité junto a mis poetas nazaríes desde el Albayzín, junto al Darro y debajo de la “Torre de Comares”... -Qué viva Federico! Y qué viva la Poesía!-
"Las cosas que se van no vuelven nunca
todo el mundo lo sabe,
y entre el claro gentío de los vientos
es inútil quejarse.
¿Verdad, chopo, maestro de la brisa?
¡es inútil quejarse!
Sin ningún viento,
¡hazme caso!
gira, corazón;
gira, corazón."

Federico García Lorca
5 de junio 1898 – 18 de agosto de 1936

jueves, 27 de febrero de 2020

La Radio del Gato


Lo hemos logrado... La Radio del Gato está emitiendo su programación completa.
Lamentablemente, por ahora solo se puede escuchar a través de la web (www.laradiodelgato.com)
Si vuestro navegador es Google Chrome, les pedimos paciencia porque demora en conectarse entre 15 y 30 segundos.
Con Mozilla Firefox y demás navegadores, conecta inmediatamente.
Sabemos que la mayoría de nuestra audiencia escuchaba la radio a través de la app para móviles y tablets, pero la anterior aplicación dejó de funcionar y volverla a hacer nos cuesta alrededor de 80€ por año, gasto que al día de hoy no podemos afrontar ☹️ pero seguimos pensando en la forma de poder solventarlo.
Así que están todos invitados a escuchar La Radio del Gato y de paso le dan un "me gusta" a nuestra página en facebook  (https://www.facebook.com/laradiodelgato) y así, entre todos poder seguir diciendo:


Gracias por el aguante!
Reciban todos, nuestro mejor abrazo.
El Gato.-

domingo, 12 de enero de 2020

Este sol de justicia...


El sol  de Castilla es un sol de justicia. 
Anoche, en Madrid hizo -4°! 
Sin embargo, este sol llena de gente las calles, las plazas y las terrazas de los bares. 
Este sol madrileño de justicia, democrático y que te entibia el alma.

sábado, 28 de diciembre de 2019

He vuelto de un sueño profundo.


Ayer hizo un año de aquella noche del domingo 16 de diciembre, cuando le dijeron a mi familia que había que operar porque me estaba muriendo. Y se complicó más aún, cuando me estaban realizando tres by-pass, mis pulmones se inundaron de sangre. La operación terminó a las 5 de la madrugada. El cirujano salió a dar el informe. Había superado el infarto, pero como había estado algunos minutos sin subir sangre y oxígeno al cerebro, podrían quedar secuelas irreparables. Habían hecho todo lo que habían podido… ahora solo cabía esperar a que mi cuerpo respondiera.
Mi familia, desvastada y yo… entraba en un coma profundo.
Pasaban los días y comencé a dar señales vitales con mi cuerpo pero no con mi mente. Cuando los médicos intentaban despertarme, mi cuerpo se convulsionaba y si bien abría los ojos, me cuenta Elena que jamás vio una mirada tan perdida.
Quién sabe por qué mares navegaba mi mente, por qué sitios anduve caminando aquellos días. Tanto Elena como Tamara y Camilo pasaban horas y horas… días y noches en la sala de espera de la UCI para poder verme dos veces al día y esperar el informe médico. También lo hacía Agustín, un amigo que me regaló la vida y a quien nunca dejaré de agradecerle por todo lo que hizo por mí y por mi familia.
Hay cosas que me las han contado 4 ó 5… 10 veces, pero yo necesito que me las vuelvan a contar.
Una tarde estaba Elena sola junto a mí y me tomó la mano. Entonces dijo: “Gaby, si me escuchás por favor, aprétame la mano.” y sucedió que le apreté la mano. Entonces se puso a cantar una canción muy pero muy nuestra, que si bien es de Luis Eduardo Aute, Silvio Rodríguez hizo para nosotros una versión a la que nosotros llamamos “No todo fue naufragar”. Y comenzó a cantarme bajito al oído: “…Cierto que huí de los fastos y los oropeles / y que jamás puse en venta ninguna quimera, / siempre evité ser un súbdito de los laureles / porque vivir era un vértigo y no una carrera.”
Y siguió cantándome: “Pero quiero que me digas, amor, / que no todo fue naufragar / por haber creído que amar / era el verbo más bello / dímelo / me va la vida en ello.” Y de pronto, comenzaron a caer lágrimas y más lágrimas por mi rostro. Elena salió corriendo a buscar a un médico para contarle que se había comunicado conmigo, pero el médico tratando de calmarla le explicaba que eso no era suficiente. Pero yo estoy seguro que sí, que nos comunicamos, es más, estoy convencido que aquella fue una comunión de amor entre ella y yo.
Siguieron pasando los días y Elena y Tamara me cantaba canciones de Fernando Cabrera y de Darnauchans, mientras me ponían cremas para que no me llagara. Y Camilo me acariciaba y jamás quiso llorar delante de mí por las dudas de que yo lo escuchara… todo eso, repito, me lo han tenido que contar varias veces y yo aún hoy les sigo preguntando.
La cuestión es que un buen día ocurrió el milagro… los médicos intentando despertarme y yo al fin… respondo! Lo primero que pensé era que estaba ingresado en un hospital del estado de Wisconsin y me preguntaba quién carajo iba a pagar la factura! Me sorprendió ver tanta enfermera alrededor de mi cama y yo les hablaba en inglés… hasta que una de ellas dijo: “Joder, niño… pero tú sabes dónde estás? Que estás en el Hospital Universitario, aquí cerquita de Moncloa.” Y a continuación me pasaron al sofá y según ellas, me iban a poner lindo para cuando me viera la familia. También me pusieron un aparato para que se me entendiera cuando hablara porque debido a la traqueotomía no me iban a entender nada. Y así fue… la primera que pasó fue Elena. Jamás olvidaré aquel momento. Fue ella quien me contó que había estado más de un mes en coma. Y nos abrazamos y lloramos y volvíamos a llorar. En aquel momento nos prometimos tantas pero tantas cosas… Luego fueron Tamara y Camilo los que me abrazaban y también lloraban. Estaban felices… yo no era consciente de por qué tanta alegría. Lo que yo no sabía, era que el riesgo de haber quedado como una planta parecía haber quedado atrás.
Luego la evolución fue rápida. Según el cirujano que me salvó la vida, él estaba orgulloso de que yo hubiera peleado como un javato.
Nunca olvidaré el día en el que salí por la puerta de aquel hospital. Respirar bien pero bien hondo, llenarme los pulmones y sentir que la vida recorría cada una de mis células, que la sangre fluía por todas mis venas y aquellas ganas locas de volver a vivir esta vida que me tocó. No puedo quejarme… como buen gato que soy, es cierto que esta vez se me fueron más vidas de lo aconsejado pero como son 7, no importa las que me queden por vivir. Eso sí, vivir hasta el mango, sentir cada instante, cada momento.
Hace un año de todo aquello y aún quedan secuelas, obviamente. Y si escribo todo esto, si lo hago público, en parte es porque mi terapeuta me aconsejó escribirlo, que es también otra forma de naturalizarlo. Aceptar que me pasó a mí y que no fue el guión de una película.
Quiero agradecerle a todos los que a pedido de Elena, rezaron por mí, en esos rezos se unieron católicos, budistas y musulmanes. Sepan que siempre irán en éste, mi corazón ajado, allá donde yo vaya.
Como dije antes, quien sabe por qué mares y por qué caminos anduvo mi alma aquel mes y medio. Lo que sí sé, de lo que estoy profundamente convencido, es que aquella tarde en la que Elena me cantó bajito al oído, ella me trajo nuevamente a la vida.
Paradojas del destino, ayer hizo una semana que Elena se fue de casa. Jamás nunca, nada ni nadie alcanzará a comprender el amor que siento por ella. Que sea feliz es mi mayor deseo. Porque toda la ternura que existió y existirá entre nosotros, no cabe en el vaso más hondo de una noche en el Libertad 8.
Pero también me trajeron de vuelta mis hijos Camilo y Tamara, y mi hermana Maria Inés desde Montevideo y tantas y tantos hermanos que no puedo contar.
Y aquí estoy… solo y preparado o como prefiero decir, velando mis armas para otro combate. Y si llego a morir, que sea como decía Alfredo Zitarrosa, de algún violento amor.
De amor, sin dudas.
G.T. (el Gato) - Madrid 17/12/2019
El tatuaje me lo hizo Camilo, mi hijo, dos meses antes de entrar en coma.