sábado, 22 de septiembre de 2007

El silencio de Marcel, la voz de Pablo...


Como bien dice Macunaíma "...estoy con un ánimo de pasillo de hospital".
Hoy, si ven que los mimos y "estatuas vivientes" que andan por cualquier callecita del mundo, se han pintado en su rostro blanco una lágrima, es porque se fue el más grande de todos.
El mago del silencio.
El gran Marcel Marceau.

Mañana cumpliré con el mismo ritual pagano de todos los años.
Encenderé una pequeña vela en algún rincón de mi casa, me serviré una buena copa de vino y brindaré por vos y por todos los Compañeros.
Pablo Neruda, chileno universal.
Salud!




Soneto a Pablo Neruda

Cuantos caminos no recorrimos juntos,
Neruda, mi hermano, mi compañero.
Y este encuentro de súbito, entre muchos
no fue acaso el más bello y verdadero?

Canto mayor, canto menor.
dos cantos se hacen oír sobre el crucero.
En su receso, las cóleras y el llanto
del hombre chileno y del hombre brasilero,
en su amor, el amor que hoy encontramos.

Por eso al tocarse nuestras ramas
te celebro aún más allá, cantor general.
Porque como yo, bicho pesado, vuelas
Pero más alto y mejor, que desde el cielo entonas
tu furioso canto material.

Vinicius de Moraes.

3 comentarios:

VIVIAN dijo...

"Me gusta cuando callas..."
y me gusta cuando escribes,
vos, Pablo, Vinicios, todos.
Los acompaño con el vinito.
salud!

luna dijo...

Gato, estoy aquiiiiiiiiii. Solamente una visitilla rápida para mandarte un beso enorme.

María Inés dijo...

Y beberemos todos y cada uno de nosotros con un corazón abierto y una mirada perdida en el infinito de los tiempos donde todos algún día participaremos de esa fiesta...
Un gran abrazo amigo