jueves, 28 de abril de 2011

Atrás...


Atrás dejo Granada y en ella queda lo mejor de cuanto tengo.
Me traigo los abrazos, las risas, el aroma del domingo, el mate siempre lavado.
Los campos y los olivos, todo está verde-que-te-quiero-verde
Granada está llenita de flores... el canto de los pájaros, el Darro que canta por bulerías la ausencia de Morente, las callecitas empedradas con trapos de mil colores, la ropa tendida al sol, la cerveza helada y tu mirada que sigue sin comprender...
Como escribí alguna vez...
ojalá te crezcan alas para cuando te alcance el olvido...

2 comentarios:

Rochitas dijo...

y esa mirada que sigue sin comprender tal vez, la elección de estar sólo de a ratos cerca de lo único que realmente tiene y quiere.

el gato utópico dijo...

no me refería a la mía... aunque tampoco cambia mucho.