jueves, 13 de octubre de 2011

Acerca de cuando se iluminó la calle.


Calle de Barbieri. Faltan 15 minutos para las 4 de la madrugada de este sábado, ya domingo.
La plaza de Chueca comienza a quitarse el maquillaje.
Le compro una cerveza al chino de la esquina y la pregunta de siempre, cómo carajo hacen para tener la cerveza siempre fría?
Pasa un patrullero, se detiene frente a nosotros.
Lo ayudo a esconder las bolsas.
Saco mi libreta roja, le doy un boli y le pido que me escriba algo en su idioma.
Gran actor el chino.
La policía se va, lentamente pero se va.
Me acaba de salir gratis la cerveza.
Sentado ahora en el portal de un edificio, frente a mí, dos hombres se abrazan, se acarician, se besan. Parecen bailar.
Trato de no mirarlos demasiado, pero no es fácil. Después de todo, pensé en lo hermoso que es ver cuando dos intentan el amor.
Me acordé entonces de una vieja canción de Charly... "no hay que pescar dos veces con la misma red".
El camión de la basura, la música ciudadana.
Un pibe me observa, me ve escribir y en este mismo instante se sienta a mi lado.
Me pregunta si escribo acerca de la vida.
-Ahá- respondí.
Le alcanzo el paquete de tabaco y comienza a hablarme de sus demonios.
Le pregunto el nombre.
-Gabriel y el tuyo?-
-Gabriel-
-Joder "tío"...- Y con ojos de asombro agrega: -Dos Gabriel es mucha cosa- y cambia el tono de su charla.
Deja de lado sus demonios para hablarme ahora de sus fantasmas.
-Lindo pibe- pensé
Gabriel se levantó, va hacia mi amigo el chino (quien ya había montado nuevamente su particular kiosco) compra dos cervezas y deja una a mi lado, en silencio.
Y en silencio se va calle abajo, pateando los restos de las botellas vacías.
De pronto, das vuelta la esquina.
Te veo venir desde lejos, dejando atrás tus ocho horas de trabajo.
Se iluminó la calle.
Nos abrazamos.
Nos besamos.
Nos fuimos.

...

8 comentarios:

nicolás pazos dijo...

parece que todas las ciudades guardan, con cierta luz y una mirada poética, las mejores sorpresas en sus noches

el gato utópico dijo...

Nico:
Bien sabés la alegría que me produce leerte. Y es cierto, todas... absolutamente todas tienen su luz, su aromas, su música. Tan solo hay que saber mirarlas. O mejor dicho, sentirlas. Un abrazo, hermano.

Ana dijo...

Ve que cuando quiere puede actualizar seguido?
Muy, muy bello texto!
Ana
PD: Mire yo le colaboraría de mil amores con los avisos de google, pero... cada vez que abro me aparece una publicidad del PRO!! (MAURICIO MACRI y sus secuaces) o en su defecto de Duhalde!! No puedo, me gana la náusea. Vamos a dejar pasar las elecciones para hacer los clicks correspondientes. :)

Rochitas dijo...

Casi casi que Gabriel lo hace cambiar de red...
Su chica trabaja 8 hs? Nocturnas? :O
Muy poética la simpleza de todo lo que era igual y supo reflejar distinto.

el gato utópico dijo...

Ana: lo que pasa es que soy un tramposo. No se olvide de ese detalle. Ahora digo yo... nuestra amistad depende de Macri o Duhalde? Aunque la entiendo perfectamente... y de paso, la abrazo.

el gato utópico dijo...

Rochitas:
Usted no descansa... o acaso espera algún día encontrarme dormido?
A ver... no es el caso, pero y si tuviera chica? Y si ella trabajara en un bar de Chueca que cierra a las 3 de la madrugada? Como le dije, no es el caso pero cualquiera de esas opciones podría llegar a ser válida, no? Y hablando de redes, no sé lo que es eso. Nunca tuve... tal vez por eso el dolor que siento cada vez que me hago pelota contra el suelo. Usted dice que sirven para algo? Eh?

Rouch dijo...

dos hombres se abrazan, se acarician, se besan. Parecen bailar.
Trato de no mirarlos demasiado, pero no es fácil. Después de todo, pensé en lo hermoso que es ver cuando dos intentan el amor.

Me acordé entonces de una vieja canción de Charly... "no hay que pescar dos veces con la misma red".

-Gabriel y el tuyo?-
-Gabriel-
-Joder "tío"...- Y con ojos de asombro agrega: -Dos Gabriel es mucha cosa- y cambia el tono de su charla.
Deja de lado sus demonios para hablarme ahora de sus fantasmas.
-Lindo pibe- pensé
Gabriel se levantó, va hacia mi amigo el chino (quien ya había montado nuevamente su particular kiosco) compra dos cervezas y deja una a mi lado, en silencio.

Mire, hoy medio dormido lo encontré del momento que ud. habla de redes, y de esto que le cito y después me pregunta a mí que quise decir tal vez.
Ud escriba y que ella trabaje. Why not? sería muy ariano el asunto :P

el gato utópico dijo...

Que yo escriba y ella trabaje?
Escribir?
Para quién?
Cómo?
Dónde?
Y que ella trabaje...
Le confieso que por cuestiones de idiosincrasias rioplatenses, al pensarlo me acordé de mi amigo el "Tito"... flor de fiolo el "Tito"... pero no. Ahora que recuerdo, él no escribe.
Lo que pasa es que usted me dice cada cosa...