martes, 27 de diciembre de 2011

Vuelvo al Sur...




"Vuelvo / quiero creer que estoy volviendo
con mi peor y mi mejor historia
conozco este camino de memoria
pero igual me sorprendo."
M.Benedetti

Ahora, cada pieza de este puzzle vuelve a encajar.

No, no iremos a Lisboa.
No esperaremos los barcos que vienen desde Montevideo, trayendo cartas escritas con tinta azul.
No brindaremos con Pessoa, pero nos lo llevaremos puesto.
Se irá con nosotros.
Una maleta... tan solo una maleta de 23 kgs.
Pessoa y sus cuatro poetas cruzando el Atlántico y entonces será él quien se pregunte:
-Qué están haciendo? Qué están haciendo de mi Portugal?-
Dicen... cuentan... susurran... que por las noches, se le puede ver sentado y con su vaso lleno, mirando el mar.
Esperando que lleguen los barcos desde Montevideo.
Desde el Sur.
Mi sur.
Y no, no iremos a Lisboa.
Todo no se puede.
O mejor dicho... no puede quererse todo.

Conozco la Highway 95 de comienzo a fin.
La Ford devorando millas, el viejo Knopfler como banda sonora y allá nos fuimos... atravesando "my sweet Georgia", las Carolinas, Virginia, Maryland, New Jersey... cruzamos el puente de Brooklyn y entramos en Manhattan, dejando atrás y para siempre Atlanta y su aroma de manzana y canela, el blues del Downtown, asados y piscina en The Falls. el olor de la tinta fresca y sobretodo... los amigos.

Recorrí los mismos caminos manchegos y polvorientos que León Felipe, tomé mate en uno de esos patios andaluces a los que le cantó el bueno de Machado.
Sentí el vuelo de Federico a orillas del Darro, me chorreé enterito comiendo de las mismas naranjas que Miguel Hernández.
Viví en Sansueña y conversé largamente con Cernuda.
Sentado bajo la Torre del Agua, invoqué a los poetas nazaríes.
Viendo atardecer sobre los muros de la Alhambra, escuché el cante jondo y arrabalero de Morente.
Me emborraché en el mismo mostrador que Ángel González y recité los versos de Tirso de Molina sentado bajo su estatua.
Me voy llenito de poesía.
Dejo esta tierra de poetas y guitarras al sol.
Me voy con la certeza de que mi amor por Madrid no fue en vano.
Una ciudad es ella y su gente o no será.
Y Madrid lo fue.
Vaya que lo fue.
Su gente, mis amigos, mis almas cómplices.

En Madrid quedan muchos de mis afectos pero me llevo el más preciado de todos ellos.
En Madrid, se queda la luz y el sol, a los que le cantó el Flaco Zitarrosa.
El Libertad 8 y amaneceres compartidos.
Carabanchel y Anita, el bar Las Charcas y los goles de Forlán.

En Dénia quedan amigos y hermanos de vida y de vaso.
En Dénia retumbará para siempre la risa generosa de Mauricio, los ojos buenos de Jose y Rosalía.
Dénia, la que siempre será mi otro lugar en el mundo.

En Granada quedan mis hijos.
En Granada queda la mujer que me amó y amé.

Sucedió hace muchos años atrás.
La Boca.
Parado frente a un Quinquela Martín, sentí que Buenos aires sería un buen lugar para vivir.
De pequeño pasaba largas horas sentado y observando un atlas.
Soñaba con ciudades y ríos lejanos.
Nombres como Apalaches, Ebro, Mediterráneo, Castilla La Mancha, Chattahochee, Savanah, Granada, Madrid, Gijón...
Tal vez por esa razón, cada vez que llegué a uno de esos lugares, no me sentí extranjero.
Caminante, inconforme, peregrino... eso sí.
Y por causa o destino, seguí la tradición del pueblo marinero.

Vuelvo al Sur.
A mi Sur.
Al que un día ya lejano dejé entre abrazos tristes y promesas de volver.
Ese Sur que tanto olí en aquellas interminables noches blancas de hospital, donde todo era blanco, todo menos la muerte.

Una vez más emprendo la marcha.
Nuevamente a meter la vida en una maleta.
Estoy contento.
Aún sigo siendo capaz de sentir el llamado del fuego.
Y cuando me llame la tierra, podré decir al igual que el poeta...
-que es mejor llorar frente al mar-
porque al igual que la vida es un caos entre dos silencios, mi vida sigue siendo el camino.
Ni comienzo ni final.
Tan solo el camino.
Ni más ni menos que la vida.
Que así sea.
Porque así será.



6 comentarios:

Anónimo dijo...

:)

Ana dijo...

Más allá del viaje, el Sur siempre estuvo, no?
-----------
No indagues en las brújulas,
no busques
remotas geografías,
tus ojos no penetren el incendio
de las constelaciones
ni tus manos expriman
el hermético sol de los jazmines.
El Sur habita aquí,
en la callada umbría de estos muros (...)
(...)
Olvida los caminos,
los mapas empolvados de palabras propicias:
el Sur habita aquí,
nos navega la sangre,
rebrinca en nuestras médulas.
Somos nosotros mismos
ese rincón de fuego,
esa radiante esquina de la vida,
ese cálido Sur
que tanto tú deseas.

Antonio Porpetta

Rochitas dijo...

DE LO MAS BELLO QUE LE HE LEIDO.
UNA SOLA CONSULTA SU MUJER AMÓ, O AMO? :o
¿ESE SUR ES SUR IBÉRICO O EL SUR DE SANSUEÑA?
ABRAZOS DE NUEVO COMIENZO!

Anónimo dijo...

...hoy 29, día tan especial...qué lo parió!! qué atrevido que has sido!! No sé si está bien o está mal lo que dejás en Granada, y yo soy quien menos puedo juzgar eso...pero qué gustos que te has dado, creo que a precios muy altos, pero compraste!! y te volves llenito de olores y amores y bastará cerrar tus ojos para recordar paisajes maravillosos llenos de verdes y mares y ocres y también de los otros, de soledades, de "noches blancas de hospital", de despedidas de hijos y amores...
Te envidio, no puedo darme cuenta si es envidia buena o mala(dicen q nunca es buena, si no que uno la disfraza), pero también te admiro porque has sido muy osado!! Tampoco olvidaste de que la gente que vos querías "tuviera una oportunidad" y con tu esfuerzo, allá te la llevaste!! si no salió, culpemos al destino, no a las personas...no sé si me querés, yo sí a vos, y voy a estar esperándote para que me des ese abrazo inmenso que tanto "estoy necesitando". No me olvido nunca de la mujer que allá queda, ojalá que no amándote, simplemente recordándote...
Me hubiera encantado tener tus experiencias de vida, pero nunca me animé y moriré sin conocer Europa, todito culpa mía y de nadie más...
Te quiero, te envidio, te admiro y acá estaré esperándote al día siguiente en que vos comiences tu ansiado "regreso al Sur" ...

el gato utópico dijo...

Anónimo (I): :)

Ana: Claro que siempre estuvo. Usted bien que lo sabe! y gracias por el poema de Porpetta.

Rochitas:
Cuántas preguntas m'hija querida!
Ahora... digo yo... una escritora que no lee? Mire que asumo con total humildad que escribiendo soy muy entreverado, pero releo y releo y no entiendo el por qué de sus preguntas... Espero que comprenda mi asombro. Acépteme un abrazo, quiere?

Anónimo (II):
Es una reverenda injusticia (por no decir putada) que no pongas tu nombre. Una lástima che... pero hago una excepción con mis "queridos anónimos" y te digo: Gracias!

Rossina dijo...

ud lo corrigió, vamos! al menos lo de la mujer que amó. Bueno, así que será mi vecino, no me patotee so!
buen rientro! y que duela lo menos posible. Rochie