sábado, 16 de diciembre de 2006

Historias mínimas II

Sábado... anochece en Denia. Aún puedo ver el escándalo de rojos y anaranjados del sol despidiéndose detrás de las montañas. Sí... después de dos días lluviosos, hoy volvió a salir el sol. Todo parece más limpio. Hasta el aire huele distinto. Y este otoño que se resiste a ser invierno... y esta sensación de que ahora, en este instante, en algún hospital, alguien le está peleando a la muerte con la vida como compañera... Recién pasé por un kiosco y todos los periódicos titulaban que le vas ganando... arrancándole cada minuto... cada segundo. No lo creo, pero si lo llegás a necesitar, nosotros tenemos las manitos llenas de pájaros, globos de colores, margaritas con gotas de rocío, charcos con luna y frasquitos con el sol adentro. Pero solo por las dudas...



"La gota de rocío del cielo se cayó
y en ella el amor mío la carita se lavó.
Pero era tan temprano que no salía el sol
y se helaron las manos y mejillas de mi amor.
Creí que las estrellas la iban a buscar
y que en su cara bella se ponían a jugar
me dijo: tengo frío, acércame calor
y fui con tanto brío que encendí su corazón
y mientras la besaba me dijo en un temblor:
esto es lo que faltaba para que saliera el sol.
!Oh, gota de rocío no dejes de caer
para que el amor mío siempre me quiera tener..."

(La gota de rocío - Silvio Rodríguez - Tríptico 3)

7 comentarios:

Gise dijo...

AMO la lluvia, y AMO todo lo que deja... amo el invierno, y el frío que conlleva.

Son, y significan mucho para mí.

Saludos :)!

_Guada dijo...

Unamuno dice
"La vida no es un sueño. El más vigoroso tacto espiritual es la necesidad de persistencia en una forma u otra. El anhelo de extenderse en tiempo y en espacio."

Y vaya si alguno persistirá en el tiempo, más alla de anhelo algúno.Porque estar no significa ser, y hay que ser para que sea digno estar.
Hay seres que nunca mueren, viven a través de los ojos de otros. Siempre alguien mira o mirará por ellos.

Besos
Guada

Dosto dijo...

Que lindo lo que dijo Guada, de la mano de Unamuno.
Justo hoy escribí un post parecido en mi blog.
Gato, que jodida es la muerte, qué difícil aceptarla, más cuando nos toca a los seres queridos.
Te dejo un abrazo, que andes bien por esa Denia que se resiste a ser invierno.
besotes.

Luis dijo...

No olvidemos que Unamuno era católico y uno de los que se lamentaba no tener la fe de un San Agustín o un Francisco de Asís.

Para alguien sin fe, lo se porque he sido alguien sin fe hasta que me convertí, la esperanza en una vida más allá poco interesaba.

Y lo mismo, en parte, creo yo... No alcanza la resignación, porque cuando alguien no está, sólo vacío, dolor, ausencia, silencio, rellena el espacio de aquél que no está. Palabras que no se dirán más, alguien a quién nunca más se podrá acudir, ver, saludar, sonreír porque está.

Sólo entender que la vida misma es una serie de pequeñas muertes, que a lo mejor no hay otra forma de ser que pasando por ello, y que si la otra persona es posible que se esté yendo, tratemos entonces que no lo haga intoxicada de lamentos.

Que al menos sienta nuestra mano a su lado, nuestra sonrisa dándole fuerzas, para esperar lo que sea. Que sepa que no está solo, que hasta donde podamos, seremos sus hermanos y compañeros...

Un abrazo, hermano, disculpe la dureza de algunas cosas, pero, creo, es lo más sincero que siento que puedo decir en estos momentos. Usted sabe que es con la mejor de las leches, no solo para usted, sino para su familia toda... aunque usted entiende de esto. Y seguro más que yo.

tony brochado dijo...

Querido paisano,

Te deseo todas las felicidades, q` normalmente se ofrecen en esta época, pero ya q` estamos no viene mal!! jaja!!!

Paisano, gracias x la info impresionante de tu blog. Además el paisito siempre estuve presente, y eso... no tiene precio.

Abrazo de agua

Tony Brochado

El Gato dijo...

A todos, gracias por estar.

Dafne Ink dijo...

Querido gato blogger, no puedo ni quiero opinar de cosas de amores, pero aprovecho su cálido y hermoso espacio para desearle una Navidad linda linda. Besos, Dafne, desde Rambla y Yacó.