viernes, 4 de diciembre de 2009

Que te abrace el viento... ( A Bea y el Santi)

Solamente una noche en el CTI (UCI) puede ser más triste que un domingo a la noche en un ciber. Tiene la misma tristeza que la sala de embarque de los aeropuertos. Observo a mi alrededor... las miradas fijas en las pantallas, los teclados parecen no poder soportar tanto afecto a través de sus teclas...
Solamente una adolescente que está al fondo del local, parece sonreír.
A mi lado, una mujer de unos 30 años parece hablar en rumano. Está comunicándose con alguien a través del skype o que se yo... Logro ver la cara de dos niñas en su monitor. Me planteo dejar de mirarla. Conozco de sobra ese momento de comunión con nuestros seres queridos y no seré yo... justamente yo, el pelotudo que quiebre ese momento...
Así que bajaré el correo, subiré al blog lo que escribí hace un par de días mientras cocinaba en casa y me voy.
Sí... definitivamente.
Mejor... me voy.


Conversación - Jaime Roos (La Margarita)


a Bea y el Santi.


Trato de acostumbrarme a éste, mi nuevo paisaje.
Desde la terraza se ve el Montgó, el castillo y sobre el mar comienza a salir una luna lunera... Todo está en orden.
El agua hirviendo... el mate recién lavado... dónde puse la yerba? Tantos años acompañado de aquel tarro verde y ahora no se donde carajo puse la yerba... Mañana iré a los chinos a buscar un tarro nuevo.
El Jaime suena en la cocina...

"Qué le gusta más? La típica o la jazz?"

Mientras tanto, trato de acostumbrarme a escribir nuevamente en papel.
Cómo añoro el "copypaste"! Ni yo entiendo mi propia letra.
A mi lado tengo "Marcas y señales" de Enrique Fierro...

"el camino más largo es el más corto
y el único seguro para el primer
asalto si el cangrejo
de mar aumenta su sabiduría."

Al llegar a la página 59 me sorprendo al encontrar un poema de Fierro dedicado a Lisa e Isaac Behar.
Cuántos recuerdos se me vienen a todo galope...
Qué sera de ellos?
Seguirán viviendo en Suecia o habrán pegado la vuelta a Montevideo?

Y así se me pasó el día.
Los primeros violetas se reflejan en la montaña.
Y se iba el día mate, día libro, día montaña, día luna, día mar... día sin abrazos.
Fue entonces cuando llegó un viento Sur, un viento amigo, un viento compañero.
La puta... qué lindo es que te abrace el viento.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

despues de ver este documental(GRATIS)no vas a ver las cosas como antes..
muy revelador,avajo dejo el link

http://video.google.com/videosearch?q=zeitgeist&emb=0#q=zeitgeist&emb=0&qvid=zeitgeist&vid=8883910961351786332

http://thezeitgeistmovement.com/

Santi el de Los Divagues dijo...

Habrá que soplar más seguido.
Y bien fuerte. Como ese viento que nunca para en el Cubo del Sur.
Un abrazo.

Bea dijo...

Yo soplo bien fuerte, como siempre, pero para tu lado.
Espero me entiendas. Soy de pocas palabras, pero para mí, es un orgullo seguir soplando.
¿Captaste?
Besos miles y un abrazo enorme y angelical.
Te recontra quiero.
Aún me pregunto, cómo hiciste para meterte en mi corazón, amigo.
Bsss miles a ti y a tus hijos.

Eduardo dijo...

Hola hermano, vos sabes como es esto de empezar de nuevo otra etapa de la vida. eso si nunca vas a estar solo por suerte para vos y nosotros siempre estamos aunque estemos lejos. Te acordas de aquella epoca que te fuiste a vivir al viejo hotel Alambra que cantidad de años hace, te ibamos a despertar para ir a laburar a las dos de la tarde si no llegabas tarde. Es asi tenete fe que todo va a salir bien una nueva etapa de tu vida , la verdad podrias escribir un libro yo lo compro. Bueno querido hermano hasta pronto que todo sea para bien te quiero mucho, besos a tus hijos, un fuerte abrazo y cuidate, chauuuu

Un tal Iván dijo...

"Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a si mismos una y otra vez." Gabriel García Márquez

Un abrazo Gato, yo también, algo sé de esto.

marcela mar dijo...

Visitar un ciber , perder tu tarro de la yerba ,añorar el "copy paste" ... son pequeños precios a pagar , seguro soplarán tantos vientos compañeros que te arropen que veras que no hay mal que por bien no venga... si no me hubiera mudado tantas veces , ahora no sabría quienes son mis amigos de verdad ..
un abrazo