jueves, 23 de febrero de 2012

Y finalmente Maia... bajando estrellas.



Murga Madre - Pinocho Routin y Edú Lombardo


Apenas dos días en Buenos Aires y ya comenzaron a suceder cosas.
Anoche nomás, sin ir más lejos... mientras caminábamos con Elena por Corrientes, a la altura en que se terminan las grandes luces y todo se convierte en barrio, comenzó a llegar un sonido conocido.
Eran los bombos murgueros que inundaban la noche de Balvanera.
Una murguita humilde, venida desde Lanús estaba haciendo su presentación en el corso del barrio.
De pronto llegó un autobús y bajó un murguero.
Los colores de su ropa me sonaban conocidos... punzó, amarillo, verde y blanco.
Me acerqué y le pregunté cómo se llamaban...
-Atacados por la Santa Risa- me dijo.
No lo podía creer... pero sí, es carnaval y ya sabe que por estas fechas, el dios Momo hace de las suyas.
De pronto bajó una piba... murguera también ella.
Era Maia.
Ni ella ni yo lo podíamos creer.
Entre gritos y abrazos, el encuentro de dos personas que se conocen pero que nunca habían estado frente a frente.

Sucedió hace unos años atrás.
Eran tiempos de Dénia cuando me llegó un correo desde Buenos Aires.
Era Maia, quien había encontrado el blog buscando algo de música uruguaya.
Desde ese día,  con "La Niña Maia" fuimos intercambiando correos y mensajes.
Anoche finalmente sucedió.
Tal y como canta el "Pitufo" Lombardo... "es tan grande lo que pasa en carnaval, que la tierra se confunde con el cielo".
Noche de carnaval.
Desde el barrio de Palermo, los "Atacados por la Santa Risa" cantaban "hay que recuperar la calle con alegría" y entre saltos y cabriolas, con una patadita... meta bajar estrellas.
Así es la murga porteña.
Que no es lo mismo que nuestras murgas, pero es igual.
La esencia de un pueblo que quiere seguir cantando.
Que así sea.


3 comentarios:

Sauf dijo...

que así sea...que de esta creencia murguera somos muchos los fieles...que la herencia siga intacta y hermanada...feliz carnaval
abrazo
Sandra

Rochitas dijo...

Que grato es cuando todo complota para el encuentro.
¡Ben arrivato!

Elizabeth Wojnarowicz dijo...

Qué lindo encuentro!!! cosa 'e Mandinga, che!