sábado, 31 de marzo de 2007

Ella y yo y todos nosotros...

Los médicos no arriesgan un diagnóstico...
por ahora solo recomiendan seguir con la terapia y los medicamentos.
Ella se queda largas horas frente a la pantalla del pc.
Inmóvil... ida... algunas veces se ríe, otras lagrimea.
Escucha la musiquita, mira las fotos, se imagina lugares, olores y sonidos de tierras lejanas y entonces ella vuela... y lee una y otra vez en voz alta... a veces hasta grita.
Así pasan las horas... pasan los días, pero ella siempre entra a El Gato.


Alguien se encargó de hacerme saber que ésto ocurría. Al principio no me lo creí. Luego pude confirmar que era cierto. Si alguna vez dudé en seguir adelante con El Gato, ya no tengo más dudas. Y mirá que en todo este tiempo me han pasado cosas... a través del blog conocí gente de todo tipo y color. Como dice Rael, gente que parece ser buena gente y otra que no lo parece tanto. Con el blog viajo de una parte a otra del mundo, desde mi ahora querídisima Córdoba allá en Argentina... casa de Gabriela, la Cigarra y La Maga ó Cnel. Suárez, donde habitan unos ojos azules... me asomo por el generoso Chile... por mi inevitable Montevideo... por mis afectos de Atlanta y Lanzarote... hasta llegar a Australia, allí donde El Mago me acuna con sonidos de Mateo. Y en el medio de ese viaje, mucha gente querida... Por eso quería compartir ésto con todos ellos. Que estas cosas hay que decirlas, carajo... que historias como esta son las que hacen que uno sienta que no estamos tan equivocados... y por sobre todo, hacen que uno siga respirando.

Que quede claro, por todos ellos y por uno mismo es que escribo,
pero sobre todo por vos... sobre todo por vos...
poquito a poco... entendiendo que no vale la pena andar por andar...
que es mejor caminar para ir creciendo...
mejor que te lo cante La Mary de Chambao... por flamenquito...




9 comentarios:

Cecilia dijo...

Supongo que todos los dias te pasará algo que te hace dar cuenta que sí vale la pena que sigas escribiendo. Que te enteres de que en lugares salpicados en el mundo hay mucha gente que se alimenta de lo que vos escribis. A veces uno entra, lee y se va sin dejar huella, ya sea porque se llenó tanto con lo que leyó que no hace falta agregar más nada y se va sin hacer ruido. Otras intenta hacerlo y por una tecla que apretó sin querer se borra todo y chau (ya me pasó). Y justo ando en un momento en el que me doy cuenta que no vale la pena andar por andar. Me siento decepcionada por nada en especial y por todo especialmente. No quería darme cuenta pero me cayó la ficha de que soy demasiado grande para ser tan ingenua. Y que querés que te diga? Me encanta darme la vuelta por tu blog y tomarme unos minutos de vacaciones. No quisiera ni pensar que un dia lo levantes. Seria fatal. Es como seguirte de cerca. Y si, la idea es caminar para ir creciendo, pero como duele. Qué lo parió! Me alegro que en tantas partes haya alguien que necesite un gato con blog. Te mando un abrazo enorme.
P.D.: Lo del globo era en serio. Lo largué como a las 3 de la tarde.

Gise dijo...

Perdoná la vulgaridad, pero: Llegás a dejar el blog, y te castro. Así de sencillo, sin dar vueltas... ni lo pienses.

Saludos :)!

La Maga dijo...

Gato: Aquì llegue; y la verdad que calor de sol desprendio todo su post...Ud, sabe cuanto me gusta leerlo y cuanto le debo de aprender cosas. Ud. sabe lo que es para mì, el cariño que le tengo y como me gusta saberlo tan cerca del Mediterraneo pero siempre mirando para este lado del mundo.
Seguro que si pudiera ver a Còrdoba la querrìa màs porque es maravillosa...mis mejores hechizos para ud en este momento, mi cariño y el deseo que sepa que estoy aquì...


besos enormes.

Dosto dijo...

Se me eriza la piel con tu relato Gato, la verdad es que por esas cosas de la vida, noticias como esta que te tocó a vos, hacen que todos intentemos seguir en el camino de la comunicación. Y saber que con poco podemos estar sirviendole al otro, ayudando a la distancia, compartiendo tardes, sumando soledades, en fin, me parece algo muy reconfortante.
Demas esta decirte que se agradece mucho que nombres el color de mis ojos en tu página y que hayas obviado que estan fallados y necesitan anteojos, jajaja. No, en serio, gracias por estar del otro lado del atlántico, mirando para aquí.
Besotes para todos los tuyos, Tuya!!

El Gato dijo...

ceci:
Mirá que tantos no son... pero sí demasiados para lo que uno puede abarcar. Un día te dije que valía la pena... y claro que vale. La gente vale la pena. Vos valés la pena, yo también.

Gise:
Te agradezco el comentario y vos sabés cuánto... pero la idea no es levantar el blog. Al menos por ahora, no. Un beso grande.

Maga:
Mirá que supe conocer Córdoba, es verdad que de pasada, pero estuve... Pero un lugar es también su gente. Y cómo no querer a Córdoba si ahí hay tanta gente querida. Cómo no... Me gustó ese "calor de sol"...así che... como vos lo dijiste. Un beso, Maga.

Dosto:
Por eso quería compartirlo con ustedes. Que de compartir se trata... Ya se que necesita anteojos... quién no?
Saludos para los suarenses (así ó con z?)

La Maga dijo...

Gato: de verdad estuviste en Còrdoba? mira...es tan cierto que un lugar es sobretodo su gente..por eso tanta gente quiere a Denia...


besos.

Anónimo dijo...

Es la segunda vez que leo esto y se me da que no hay que escribir nada mas , leo lo que te escribio CECILIA y siento lo mismo , GISE es mas expresiva y CONTUNDEDNTE,(CUIDATE ,JEJEJE) se que no necesitas que te lo digamos ,pero es bueno decirlo y oirlo, aquello de Benedetti " Que puedes contar conmigo" decia la murga : "El silencio es la voz de la verdad" .
Yo guardare silencio y seguire escuchando (leyendo)tus verdades , Es una necesidad mutua necesito leer y tu escribir , no es sabio quien esconde su sabiduria es simplemente un egoista, y se que tu sos sabio ,un abrazo .

Pitingo // Lanzarote

María Inés dijo...

Querido Gato:
Ayudar nos ayuda.
Amo los gatos y a tí en particular porque eres un gato querendón y sufrido que siempre nos tira lo mejor.
Supongo que en este momento estarás descansando porque el reloj de tu casita marca las 3 AM, yo te deseo dulces sueños, mucha salud, mucha suerte, que nunca está de más y que sigas agigantando ese corazoncito sentimental que tienes para bien de todos los que te conocemos.
Un besote.
María Inés

palabras con ningun sentido dijo...

Gabriel, la verdad es que la magia de escribir y comunicar no está en hacerlo sino en saber que no podemos ni siquiera imaginar que respuestas despertamos. Este universo es maravilloso.
Transcurro mis días entre el trabajo, el amor (que ha vuelto a dibujar sonrisas en mis días) escribir y bloguear. Muchas veces, como ahora, quito horas al sueño para hacerlo. Hace un rato encontré en el blog de una amiga el de Tito Fernández, El Temucano y por supuesto allá me fui y como lo tenía decidido luego pase por aquí a saludarte y agradecerte personalmente que me incluyeras entre tus links.
Quedan el asado y los vinos reales pendientes. Será en Buenos Aires, si alguna vez vienes o por allí si llego a ir, pero como decía un viejo sabio hablando de la revolución, ese asado, aunque no lo veamos, viene marchando.
Un fuerte abrazo