jueves, 29 de enero de 2009

Dicen que la murga es...

(El Flaco Esmoris y Camilo en el desfile de Carnaval del '94)

Atrás quedaron aquellas noches de verano cuando cruzábamos Montevideo de punta a punta para ver los ensayos murgueros. Arrancaba la década del '80 y el Paquito Cabal me había comentado acerca de una murga que recién se estaba armando... El local de ensayo era la sede del Fénix, en pleno barrio de Capurro. El nombre de la murga? La Falta... la Falta y Resto. Resultó ser un murgón...
Julio Julián en la dirección y en el coro, Roberto García, el “Gallo” Todeschini, el “Mono” Da Costa, el “Flaco” Castro, el “Piruja” Brocos y la tercia más grande que dio el Carnaval... el Canario Luna.
El entrañable “Choncho” Lazaroff aportó coupléts que con el tiempo se convertirían en antológicos.
Ese año la Falta rompió todo...

La despedida con letras del Flaco Castro comenzaba así:

“...Dicen que la murga es
un bombo y un redoblante
la murga es viento de voces
que te impulsa hacia adelante
un verso que surge claro
y que queda entre la gente
es mucho más importante

que un cantar grandilocuente
Ay que no cantamos que no
ni muy afinado ni muy afiatado
pero sí que cant
amos que sí
dejando la vida en cada tablado...
El canto del barrio en barrio...”


Mientras... en otro barrio proletario un grupo de murguistas se juntaban para seguir levantando las viejas banderas... El Club Sportivo primero y El Arbolito después, el barrio de La Teja vio como a influjos del Gato Morgade, Antonio Zenardo, el Pistola Marsicano y otros compañeros nacía La Reina de la Teja... Por allí pasaron la increíble voz del Canario Pereira, el Beco Riolfo, el Chulín Márquez, Benjamín Medina, Carraspera, el Negro Lezcano, Rúben Olivera, Maorik y tantos más...

“No habrá ninguna igual... ninguna nunca
como mi vieja Teja no habrá igual..."
recitaba Tomasito Vera.

La Reina revolucionó la categoría. A la batería murguera tradicional le agregó varios elementos de percusión así como la flauta traversa de Gustavo González. Además, el Gato Morgade fue el primer director de murgas en dar el tono con su guitarra en el escenario. Montevideo fue testigo de aquella revolución murguera.

Pasaron los años y se necesitaba un soplo de aire fresco. Así que nos fuimos hasta Sayago... la murga de botijas del barrio Firulete se ponía los pantalones largos y se presentaba en la categoría con el nombre de Contrafarsa... El Pitufo Lombardo, Marcel Keroglían, el Cabeza Gómez, los Melgarejo... Si se habrán raspado las rodillas Camilo y Tamara corriendo junto al guacherío por la cancha de basket de los Salesianos, mientras el Pitufo daba el “tré”...

Pocas cosas se pueden comparar con aquellas noches de verano con perfumes de jazmín, de parrilleros humeantes... chorizos crujientes y la luna blanca allá arriba iluminando los barrios montevideanos.
Esta noche no estarán ni la Falta ni la Reina ni Contrafarsa...
Como siempre, voy a mano de mi murga, los queridos Diablos Verdes aunque también le hago una guiñada a La Cofradía, heredera de la Contra...
Esta noche... cuando comiencen a cantar los coros murgueros, yo estaré allí.
Seguramente estaré allí...



Voz: Raúl Castro y Vale 4 (Rubén Olivera, Jorge Di Pólito, Jorge Lazaroff y Daniel Magnone).

Viene de muy lejos...
lento caminar
bien cicatrizada, extraño disfraz

Cada cual que busque
y encuentre su mejor compás
que en la murga todos
tienen su lugar

Cuando llegue la murga
ya no habrá mas dolor
se abriran las puertas y las ventanas de par en par
y saldrá a la calle todo este pueblo para cantar.

Cuando llegue la murga
desaparecerán las miradas bajas
y ese cansado miedo de hablar
me verás andando detrás de un sueño hecho realidad

En la magia humilde
del gran carnaval
todas las mentiras
verdades serán

Caerán las caretas, resecas
ya no habrá disfraz
Momo... te prometo
saldré a festejar

Cuando llegue la murga...

6 comentarios:

amelie dijo...

Una vez más, amigo, me hiciste llorar... ¡¡¡Y eso que jamás estuve en los ensayos ni en el carnaval!!! Sé que algún día será... Igual, como bien dices, yo estaré por ahí estos días. Un beso grande

FLACA dijo...

Bo, Gato, vos sí que sabés. Tu cultura popular es infinita.
A mí no me hiciste llorar, pero me resonó en el corazón tu nostalgia. Sé que si hay algo que nos identifica plenamente, además del tamboril, es la murga. No me sé ni una letra para dejarte un comentario en verso y a ritmo de redoblante(¡qué pacata!,¿no?), pero esta noche cuando vea el desfile por televisión me voy a acordar de vos, y sé que vas a estar acá.
¿Podés creer que hace años que no llueve,que practicamente estamos en estado de emergencia por la sequía, y que viene a estar lloviendo justamente hoy?.Un beso.

Brujita dijo...

Hoy queremos ofrendarte esta canción,
que es lo menos que un murguista te daría,
y decir que en tu regazo de pasión,
se disuelve cuando ve la luz del día.

Carnaval...

Murga Madre te quisiera conjurar
y jurarte por las cosas que más quiero,
que es tan grande lo que pasa en carnaval,
que la tierra se confunde con el cielo.
Los adioses del tablado dónde están,
buscaremos en alguna retirada,
en el verso y en la rima primordial,
que seduce contagiando a la barriada.

Feliz Carnaval, Gabriel!!!

Besos multicolores de pierrots y colombinas

Silvia

Le Santi dijo...

Hola Gato:
¿Qué talco?¿Todo viento?
Acá Natura se apiadó del Taba y mandó una lluvia de la gran siete para frenar la sequía, pero con la contra de que hubo que suspender el desfile inaugural del Carnaval. La pena es que mis nietas estaban prontas para ir y ya tenían sus disfraces. Quedó para el Domingo...
Qué lindo el Camilo con el Flaco Esmoris. Hace unos años acompañamos al Flaco con la Banda...
NOTA:
Los chorizos al pan ya no son crujientes Gato, ya no se usa pan porteño sino catalán y los sacan medio crudos para poder vender más. Todo cambia.
La puta que lo parió...
Un abrazo

Raúl dijo...

MORTAL!!!
Terrible post. Te cuento Gato que ahora soplan nuevos aires en el ambiente murguero. Las "murgas jóvenes" (con Agarrate Catalina a la cabeza), abrieron puertas de creatividad distintas (ni mejores, ni peores)... y era lógico: ya no hay lucecitas de colores, papelitos ni serpentinas. El Boyero dio paso a Mario Rius (y este año el templo de Momo será "batuteado" por el "Coco" Echagüe).
Las cosas cambiaron, como debe ser. Y aunque seguiremos nostalgiando (porque la nostalgia, vos sabés bien Gato, es nuestra seña de identidad), parece que vamos entendiendo, los carnavaleros, que "Carnavales son los de siempre" y que lo importante es preservar esto que -en esencia- es el espejo del sentir popular.
Un abrazo grande

Ziryab dijo...

Tremendo. La emigración a otras tierras, el contacto con uruguayos me hizo contagiarme del cariño a este carnaval hermano... ahora mi mal llevado chauvinismo carnavalero incluye a Uruguay. para mí, para los que somos de Cádiz. Ahora comienzo y acabo los carnavales repasando la despedida de Falta Y Resto del 82, esa letra imponente que sacas en el principio del post y que debiera ser himno, universal, del espíritu del carnaval de veras.

Un abrazo desde Cádiz (volví).