domingo, 10 de enero de 2010

La calle Soriano no nace a la intemperie...




Algunos piensan que el mundo cambió cuando el hombre inventó la rueda.
Otros prefieren atribuíselo al "e por si muove" de Galileo.
También están aquellos que dicen que fue cuando Amstrong pisó la luna.
Pero nosotros dos sabemos de sobra que todo cambió cuando nos bebimos juntos aquella caja de "Resero" blanco...

3 comentarios:

Eduardo dijo...

Me acuerdo que conoci a Adriana en ese apartamento de la calle Soriano. La verdad que las separaciones duelen, pero lo mas lindo es retener en el corazon y la mente los momentos felices que viviste junto a ella, por lo visto y por lo que te conozco la mujer de tu vida. Quien sabe las vueltas que da la vida, con el correr del tiempo puedem pasar tantas cosas. Te digo otra vez que alegria que estes bien del cuore, cuidate un abrazo grande chauuuu hermano.

Santi el de Los Divagues dijo...

Este...perdón por la guarangada pero...si ustedes sobrevivieron a una caja de "resero" blanco, pueden sobrevivir a casi cualquier cosa.
Como dice Eduardo, todo puede suceder.
Ahora podría ser el turno de un buen Ribera del Duero.

Un abrazo

amelie dijo...

Cuánta sutileza, cuánto amor, cuánta cosa en tan poca palabra, por diossss. Gracias por compartir. Un beso enorme