miércoles, 28 de julio de 2010

Agarrate Catalina... la murga... la historia de mi vida...


“Dijo Gabriel…. Ayer por un momento, Madrid escuchó en una esquina el canto murguero de la Cata, la batería haciendo marcha camión y las emociones que se dispararon como papelitos de colores al entonar la penúltima retirada. Por un momento me pareció oler los malvones plantados en viejas latas de aceite, el humo del parrillero del tablado cuando se apuran los chorizos… por un instante Madrid escuchó el viejo canto murguero…”... ayer, en el facebook de La Catalina.

Ahora...ya se fue.
La murga cantó la retirada y se fue.

El teatro de La Latina, como si fuera un tablado montevideano al terminar el carnaval, apagó sus luces. El cartel anuncia viejas funcionas de noches ya pasadas. El murguista se quita el maquillaje y vuelve a su vida diaria. Siempre me pregunté… qué hará un murguista en invierno?

Acaso en noches de luna llena, cuando el cielo pinta la noche de azul… y se escucha el eco de los viejos cantos murgueros cruzando los barrios montevideanos, una sonrisa le ilumine el rostro.
Melancolía de los arrabales… canta Tabaré Cardozo... la voz de la poética murguera.
Para quienes nos criamos rompiéndonos las rodillas corriendo entre las mesas del tablado, esperando a que llegara el camión de Palán-Palán, la Escuelita del Crimen, Añoranzas Negras… cuando llegaban los Asaltantes con Patente, Diablos Verdes, los Patos Cabreros… más tarde La Soberana, La Bohemia… esperar a los murguistas para pintarnos la cara era de las cosas más lindas que nos podía pasar. Noches del Club Capitol…

Más tarde, en tiempos de La Reina de la Teja, de Falta y Resto, Curtidores, Gaby’s y Klaper’s… balconeando a las muchachas del lugar desde el murito del teatro Alfredo Moreno, en pleno corazón de Malvín…
El olor de los jardines recién regados, los parrilleros humeando mientras se apuraban los chorizos, los tachos enfriando la cerveza… la fiesta del barrio.
Como decía el Gato Morgade… carnaval es el tiempo en el que la plebe se convierte en la aristocracia del barrio.
Y luego fueron mis hijos quienes se pelaban las rodillas en los ensayos de Contrafarsa allá en Sayago o en el Sindicato del Vidrio, la casa de los queridos Diablos Verdes del Gallego Iglesias, lugar desde donde se lanzó la huelga general del '73.
Los mates compartidos con Marcel y el Pitufo mientras se daban los últimos toques a los coupléts… o aquella mi última noche carnavalera en Montevideo, cuando nos abrazamos llorando con el "Canario" Villalba y Albino Almirón festejando el primer premio en el carnaval 2001 de los viejos Diablos Verdes…

Tuvieron que pasar muchos años para volver a estar frente a una murga. Hace tres años Araca llegó a Dénia en medio de su gira por España. Nuevamente el abrazo… con el Cebolla, con Carlitos… recordar con el Memo Cortés a Daniel… que recién se nos había ido de gira.

Ahora Madrid… la Catalina llenó con su canto murguero el corazón de La Latina.
Me sorprendí viendo como los españoles y un amigo italiano se emocionaban con las retiradas que se sucedían desparramando papelitos de colores.
Al entonar la última de las retiradas, la murga que sale a la calle y ahí la fiesta es completa. La gente que pasa por el lugar que se integra a la fiesta y la murga que da nuevamente lo mejor de sí.
Cantando… echando el resto, con los bajos que te despeinan… la cuerda de primos jugando y la tercia pintando acuarelas allá arriba… bien arriba, mientras la batea crece y crece...
Comprobar la humildad de Tabaré Cardozo, ese gorrión murguero que una vez que comenzó a volar ya nadie lo puede parar. Las anécdotas y la promesa de encontrarnos en Cádiz en el próximo setiembre.
Ya se apagaron las lucecitas de colores del tablado. El parrillero humea sus últimas brasas…
Aún resuenan los últimos acordes de la retirada…
La murga una vez más que produce el milagro...
Es la murga... La historia de mi vida...


12 comentarios:

Ana dijo...

Que no se apaguen las bombitas amarillas,
Que no se vaya nunca más la retirada..
Leyendo tu crónica me pregunto una vez más: ¿por qué no seré Uruguaya?
De verdad que Uds. alimentan mi peor nostalgia: "la de añorar lo que nunca jamas sucedió" como diría Sabina, casi en una reformulación de Serrat: "No hay nada más bello
que lo que nunca he tenido".
Porque yo no viví nada de lo que contás y quisiera añorarlo como propio!
No se si se entiende...
Ana (de la vecina orilla)

Anónimo dijo...

Los pelos como escarpias, Gato...uff, no se puede dejar de prestar una atención absoluta a la letra, mientras las magníficas voces van desgranando verdades como puños que te golpean directamente en la boca del estómago...
No dejan de sorprenderme estas letras, poesía pura llena de despedida, en su combinación con un ritmo tan alegre...
De nuevo tengo que darte las gracias por mostrarnos cosas tan bellas en cada posteo.

María

El Gato dijo...

Ana:
Sigo creyendo que lo un dijo un viejito hace algún tiempo ya, hoy sigue teniendo tanta vigencia como cuando lo dijo... "nada de lo humano me es ajeno". Acaso las fronteras que otros dibujaron, pueden separar los afectos? Digo no. Y digo no con la certeza de que son muchas más las cosas que nos unen. De las otras prefiero olvidarme. Porque Ana.... cuando una murga canta... papelitos de colores inundando el cielo.

El Gato dijo...

María:
Vos... canaria y murguera. Sabrás entonces que también se puede cantar a la muerte. Así también como a la vida. Dicen que la vida mata... tan cierto como la vida misma. Que si tengo que morir sea de un violento amor, como cantaba el Flaco... de un violento amor, sin dudas...

amelie dijo...

Me emocionaste con tu entrada. Como Ana, aunque no tengo la cédula, soy más uruguaya que much@s que sí la tienen y reniegan de ella.

A pesar de que me quedé sin ver definitivamente a la Catalina en Madrid, me valen tus palabras y la emoción que transmiten (más las fotos que nos "regalaste") para sentirla cerquita.

Un beso grande, amigo.
"Que no se apaguen las bombitas amarillas..."

yonky dijo...

Me cuesta,me cuesta asimilar este canto murguero con este frio,es increible,no hay forma,no me contagio,no vibro.Indudablemente el termometro tiene que andar arriba de los 25 grados,la cerveza debe reiterarse en cada mesa de bar,la brisa del mar debe venir calida con rastros de arena en los pies,los aromas del medio tanque deben de aspirarse en cada bocacalle mientras nuestras miradas retozan en las ventanas de los cutcsas.No hay vuelta,no lo logro,creo me entiendas.

La impuntual... dijo...

Cuánta melancolía en este post! te cuento que a mi no me interesaba la murga porque no me crié con nada de eso que detallás, no me interesaba hasta que conocí a la Catalina... saludos cálidos desde Salto, Uruguay.

El Gato dijo...

amelie:
Pero si yo te dije que eras más montevideana que muchos que yo conozco... y no, que nunca se apaguen las bombitas amarillas... por vos, por mí y por todos nosotros...

yonky:
Te puedo asegurar que sí se puede...
Nochebuena en Atlanta.
La nieve cayendo mansa.
Marcelo y yo tratando de encender el fuego. Medio cordero. Chapa de zinc por arriba para que la nieve no quitara el calor. Vaso con mucho hielo y Jhonny... y la retirada del 2000 de Contrafarsa...

"en una esquina anarajanda
del barrio La Ilusión
bajo una luna enamorada
sentada en un farol..."

Creeme que se puede...

El Gato dijo...

la impuntual:
Cada uno es hijo de su tiempo y si el tuyo fue el de La Catalina, no hay mejor forma de empezar. Tenés razón, también la murga es nostálgica, tanguera y prepotente. Cuando una murga, por más chiquita que sea, comienza la retirada... el tablado entero se vuelve mágico. Como dice el Jaime... que nunca falte.

Marple dijo...

Gato:
este blog se está poniendo cada vez más lindo! al principio cuando llegaste a Madrid estabas re triste pero no sé..mmm..o hay un nuevo amor o Madrid te cae mejor.
La cuestión es que hoy es una de esas mañanas invernales y lluviosas que te dan ganas de dormir hasta que llegue la primavera , pero mirar y escuchar el video me cambió el ánimo. Desde ahí tiraste para acá un pedacito de verano .
Gracias.

Anónimo dijo...

ya lo dijo el ex-ministro en el 99 en la voz de la contra, gato, en una de las retiradas más mejores, más bellas

"...¿Qué respiran los murgueros
sin aires carnavaleros?
...
Se corren rumores
de que esperan
escondidos bajo
las canteras
(del parque Rodó)
y cerca del mar
al ponerse el sol
suenan murgas.
...
Hay murgueros de galera y pingüino
que van montando a caballo en la clave de sol
y ocultan en la batuta
las voces de la ciudad
para mezclarlas en carnaval.

Hay otros que escriben versos en clave
comercian papel picado con cartas de amor
les gusta agitar las aguas con un gancho al corazón
cantando el himno a marcha camión."

http://www.youtube.com/watch?v=dFVcdhJHAkc

que así sea, que así siga siendo

salú

sylvia

El Gato dijo...

Marple:
yo me alegro de que ahora el blog te guste más... tal vez sea esta urgencia de murga... porque siempre que me alcance el canto de una murga enamorada será motivo de festejo...

Sylvia:
Siempre que puedo pasar el aviso lo hago. Caso raro el de nuestro país. Por un lado el país careta... el país de la cola de paja como dijera Benedetti... y sin embargo capaz de tener un ministro de economía, poeta y murguero. Tenés razón, la retirada de la Contra del 99, escrita por Alvaro García es hermosa...

"aunque el duro invierno
dure mas que un siglo
formas que demoren otro carnaval
siempre habra murgueros
en las noches de febrero
despertando toda la ciudad
juntos como hermanos
bajo un cielo de verano
Contrafarsa... siempre volverá."

y decía más Alvarito...

"murga y pueblo
y yo no hay más que hablar
Contrafarsa te quiere abrazar
para reflejarse en tu mirada
y rebuscar la madrugada
hasta regresar..."

Te agradezco el link del video. Conozco de memoria esa retirada y no son pocas las veces en que me sorprendo cantándola, pero solo la vi aquella noche mágica del Teatro de Verano del '99...
Salú!