sábado, 2 de septiembre de 2006

Gustavo Nocetti

(Montevideo – 6/11/1959 – 30/12/2002)

Esa noche... una maldita noche de un lunes cuando ya agonizaba el año 2002, yo estaba escuchando desde Atlanta (Georgia, EEUU) por internet al Negro Torrado en Radio Espectador de Montevideo. De pronto, el Negro interrumpe el programa para dar la noticia... Había muerto Gustavo Nocetti en un accidente de tránsito en la rambla del Buceo. Me quedé helado. Esa fue mi primer reacción. Me iba derrumbando de a pedacitos a cada minuto que pasaba. No podía ser. Me resistía a creerlo. Le escribí un e-mail al Negro sobre Gustavo que la Bahiana, productora del programa leyó enseguida. Aunque fuera poco, sentí el consuelo de estar compartiendo desde tan lejos el dolor por la muerte de Gustavo. Se que todo suena confuso, me cuesta describir lo que sentí esa noche. Aún hoy cuando lo recuerdo se me hace un nudo en el estómago. Fue una mezcla de dolor pero también de rabia. Era la confirmación de que los uruguayos no podemos tener ídolos. Existe un trágico designio histórico vaya uno a saber por que, pero hay algo que hace que mucha gente que aporta algo al pueblo, se nos muera joven. Y no importa la disciplina o el rubro... se nos mueren y punto. Alfredo Zitarrosa a los pocos años de volver del exilio y cuando estaba en un momento creativo notable, se nos muere. Germán Araújo, luchador incesante por los Derechos Humanos y los trabajadores, cuando es reelecto como senador, se nos fue en pocos meses. Gustavo Perea, un botija precioso, el mejor jugador uruguayo en el Mundial Juvenil de Malasia, apenas regresa al país, muere también en un accidente de tránsito. El Gonchi Rodríguez, cuando tenía un contrato firmado con una escudería de Fórmula 1... un uruguayo en la Fórmula 1! Cuando otros necesitaban poner sponsors y millones de dólares arriba para poder subirse a un F1, el Gonchi a pura calidad y garra charrúa, lo había conseguido. Entonces en un entrenamiento en EEUU en una curva se queda sin frenos ni dirección y todos vimos en directo a través de la TV su muerte. Tenía 24 años y un futuro brillante... no pudo ser. El Padre Jesuíta Perico Pérez Aguirre y tantos otros... Y entre ellos Gustavo, como un tango, a plena noche repetía la tragedia de Julio Sosa... dejaba sus sueños y su vida en la Rambla. A Gustavo lo conocí porque vivía arriba de la casa de mi novia y luego mi primer compañera allá en pleno Barrio Sur. Paraguay esquina Carlos Gardel, en que otro lugar podría vivir Gustavo? Es una casa típica del Barrio Sur, con patios y malvones compartidos. Era ya parte del día estar sentado en el comedor y escuchar a Gustavo ensayar un tango. Pero resulta que Gustavo había sido el primer novio de la por aquel entonces mi novia. Así que el trato era solo de “hola, qué hacés?... Bien y vos?...” Las vueltas de la vida lo habían llevado en 1981 a Buenos Aires donde triunfó ampliamente. Cantó y compartió escenario con el Polaco Goyeneche, Edmundo Rivero y Rubén Juárez... nada menos. Su primer trabajo fue en Caño 14, un templo del tango en Buenos Aires. Se transformó en el Primer Cantor de la Orquesta Municipal de Buenos Aires. La vieja historia del uruguayo que triunfa primero en Argentina para poder ser conocido entonces en Montevideo. Pero Gustavo volvió a Montevideo y ya no tenía techo posible. Cantaba cada vez mejor. Su versión de Naranjo en Flor, figura entre las antologías del Tango y según Raúl Garello, director de la Orquesta de Tango de Buenos Aires es la mejor... está bien que Garello lo quería un montón y quizás eso influía en el juicio, pero así lo creía y lo dijo. Gustavo fue un artista en toda su dimensión. Como decía Bertold Brecht, un artista que no se comprometiera con su pueblo, no era un artista total. Y vaya que fue total. Ahí lo conocí más de cerca en toda su dimensión. Nunca puso un no, jamás. Y no era fácil, eran tiempos de dictadura. El Tango también acompañó todo aquel movimiento artístico a favor de la democracia a través de Joventango. Fue el despertar del Tango en Montevideo y Gustavo era el cantante, el rostro de aquel movimiento tanguero. Actuaba en sindicatos, cooperativas de vivienda, comités de base del Frente Amplio, allá donde lo llamasen Gustavo iba. Y con un profesionalismo que emocionaba. No importaba el número de espectadores. El estaba. Coincidimos en varias ocasiones, y hasta bromeábamos de la forma en que nos habíamos conocido. Militó en el 26 de Marzo y lo último que supe de Gustavo fue que había puesto un auto-service en la zona de Pocitos junto a Alfredo, su hermano. Su último trabajo discográfico fue junto al gran poeta también uruguayo Horacio Ferrer y al pianista Alberto Magnone que luego llevaron por el mundo en un espectáculo llamado “Por existir, Tango y Poesía”. Hay una anécdota que lo pinta de cuerpo entero, lo invitaron a participar de un programa en Canal 10 de Montevideo y tuvo que aguantar una provocación tras otra, había que hacer que el cantor de tangos de la izquierda se resbalara, hasta que Gustavo pidió la palabra, se mandó flor de discurso y se levantó y se fue. En el siguiente link hay una transcripción textual de la intervención de Gustavo y vale la pena leerlo: programa canal 10. Rescato tres grabaciones de Gustavo para que aquellos que nunca lo conocieron puedan tener aunque sea una idea no solo de la calidad de su voz sino de lo que es posible transmitir cuando uno es buena gente. Eso fue Gustavo antes que nada, buena gente. El primero es un tema compuesto por Fernando Cabrera, que aparece también haciendo coros, Balada de Astor Piazzolla. Fue escrita mientras el gran Astor estaba en coma y peleaba por su vida. El segundo es Naranjo en Flor, grabado en vivo con la Filarmónica de Montevideo dirigida por el Maestro García Vigil, y el último es Libertango. Una creación con música del Astor y letra de Horacio Ferrer. Un himno a la Libertad. El otro día vi una foto de Chichita, su mamá, cuando estaban haciendo un homenaje a Gustavo en CX36 Radio Centenario. Ahora, la fonoplatea de la Centenario, se llama “Fonoplatea Gustavo Nocetti”. Gustavo, te debía este post. Salió entreverado y seguramente te estarás riendo a carcajadas. Pero el responsable de todo este entrevero no es otro que tu duende, el mismo que me sigue visitando en Denia, cada vez que escucho algún tango tuyo. Hasta el mañana.

* Para escuchar audio, click sobre flecha azul.

Balada de Astor Piazzolla - Gustavo Nocetti

powered by ODEO

Naranjo en flor - Gustavo Nocetti

powered by ODEO

Libertango - Gustavo Nocetti

powered by ODEO
Mi libertad me ama y todo el ser le entrego.
Mi libertad destranca la cárcel de mis huesos.
Mi libertad se ofende si soy feliz con miedo.
Mi libertad desnuda me hace el amor perfecto.

Mi libertad me insiste con lo que no me atrevo.
Mi libertad me quiere con lo que llevo puesto.
Mi libertad me absuelve si alguna vez la pierdo
por cosas de la vida que a comprender no acierto.

Mi libertad no cuenta los años que yo tengo,
pastora inclaudicable de mis eternos sueños.
Mi libertad me deja y soy un pobre espectro,
mi libertad me llama y en trajes de alas vuelvo.

Mi libertad comprende que yo me sienta preso
de los errores míos sin arrepentimiento.
Mi libertad quisieran el astro sin asueto
y el átomo recluso, ser libre ¡qué misterio!

En su vientre mi madre me decía
“ser libre no se compra ni es dádiva o favor”.
Yo vivo del hermoso secreto de esta orgía:
si polvo fui y al polvo iré, soy polvo de alegría
y en leche de alma preño mi libertad en flor.

De niño la adoré, deseándola crecí,
mi libertad, mujer de tiempo y luz,
la quiero hasta el dolor y hasta la soledad.

Mi libertad me sueña con mis amados muertos,
mi libertad adora a los que en vida quiero.
Mi libertad me dice, de cuando en vez, por dentro,
que somos tan felices como deseamos serlo.

Mi libertad conoce al que mató y al cuervo
que ahoga y atormenta la libertad del bueno.
Mi libertad se infarta de hipócritas y necios,
mi libertad trasnocha con santos y bohemios.

Mi libertad es tango de par en par abierto
y es blues y cueca y choro, danzón y romancero.
Mi libertad es tango, juglar de pueblo en pueblo,
y es murga y sinfonía y es coro en blanco y negro

Mi libertad es tango que baila en diez mil puertos
y es rock, milonga y salmo y es ópera y flamenco.
De niño la adoré, deseándola crecí,
mi libertad, mujer de tiempo y luz,
la quiero hasta el dolor y hasta la soledad.

Letra: Horacio Ferrer / Música: Astor Piazzolla

11 comentarios:

Marcos Bauzá dijo...

Hola Gato.
No conocía a este artista.

Me imagino, por los temas que pusiste de él, que era una persona comprometida.

Da gusto saber que hay personas así, dejando sus estelas por ahí.

Más que escuchar sus canciones, prefiero decirte otras cosas, como el hecho de que me da mucho gusto leer un blog de alguien que quiera maullarle utopías a la luna.

Algunos me dicen perro y supongo que de vez en cuando también le pego un par de ladridos al satélite a ver si se despierta él o quizás algún vecino que tenga ganas de escuchar.

Llego a vos por recomendación de Gaby y espero estar en contacto con vos más seguido.
Ahora si me pongo a disfrutar de una canción.
Elijo la de Piazolla, sólo porque me gusta. ;-)

El Gato dijo...

Marcos, un gusto que vuelvas por acá. Yo no se si entre tus ladridos y mis maullidos podramos hacer algo más que ruido, pero en este mundo donde el poder es sordo, convengamos en no transar, como tampoco transó Gustavo. Yo también llegué a tu blog por Gaby, eterna tejedora de sueños. Un abrazo.

Gaby dijo...

Don gato, confieso que leí el post y se me "piantó un lagrimón".Será el destino que hace que personas valiosas se mueran jóvenes? No sé, pero esas pérdidas duelen.
No lo conocía a Gustavo, y la verdad que cantaba hermoso. Buenísimas las tres versiones y qué sentimiento en el recitado de Libertango.Me encantó! Como siempre,un placer pasar por acá.

Luis dijo...

Yo conozco a Gustavo Nocetti de oídas, pero nunca escuché a este artista, sinceramente (en algunos de los programas de radio que suelo escuchar, se lo nombra, incluso de parte de artistas uruguayos que lo toman como referente artístico).
Y por tu post, me acordé del director de Whisky que se suicidó este año, Juan Pablo Rebella, aunque, debo confesarlo, una muerte que me dolió mucho en su momento fue la de Zitarrosa, para mí, un eximio guitarrista, un cantor con sentimiento además de buen cantante, y sobre todo, un tipo comprometido en su lírica y en su actitud de vida con una postura.
La verdad que tantos accidentes dan qué pensar... O será que uno tiene manía persecutoria, pero... ¿tantos accidentes? ¿tanta muerte joven?

Un saludo y gracias por visitar mi blog :-)

El Gato dijo...

Gaby, de nuevo una alegría que estés y no sabés cuanto me alegro que te haya gustado la versión de Libertango. Pero sobre todo que puedas escucharla!!! Un beso

Luis, me dejás contento. Solo para saber, cual es la radio que escuchás? Porque si difunden a Gustavo me gustaría mandarles un e-mail aunque sea de agradecimiento. Sabés que cuando publiqué el post, enseguida me acorde de Rebella, el director de Whisky. Sabía que me estaba olvidando de alguien. Gracias por recordármelo. Con respecto a Zitarrosa, aún hoy nos duele su muerte. Tengo listo un post sobre Alfredo, a quien conocí personalmente. Pero me duele tanto su pérdida... que le esquivo al asunto. Como dice un grafiti de una pared de Montevideo hecho el mismo día de su muerte y aún hoy sigue pintado: "La milonga se quedó viuda". Un abrazo y gracias por estar.

Luis dijo...

Estimado:

La radio en que la escuché, creo (un creo así de grande, e'cir que seguro no estoy ni en pedo) fue en la Rock and Pop, cuando estaban presentando a... creo (los creo seguirán porque ese día estaba molido, y el programa es de 0 a 2 de la mañana) que era Eduardo Mateos, hace unos sábados, y nombraban como influencia suya a Gustavo Nocetti. Pero pude haber escuchado cualquier cosa y en realidad estaban nombrando a otro, porque me estaba cayendo sobre el teclado de la computadora ese día, recuerdo.

Ya que lo tengo a usted por aquí :-)... ¿de Laura Canoura, sus dos primeros álbumes, uno seguro de los 80, el otro no estoy tan seguro, se consiguen en Capital Federal, tiene usted idea? Porque fui a buscarlos a estas disquerías que importan discos hasta de Kuala Lumpur, pero de Canoura, sólo uno o dos de los últimos álbumes.

Un abrazo de orilla a orilla :-)

El Gato dijo...

Luis, seguro que esa noche estabas molido... confirmado. Eduardo Mateo ha sido la fuente de muchísimos músicos, inclusive hasta la propia Juana Molina me lo hizo saber en algún e-mail. Mateo comenzó cuando comenzaban los 60. Un gurú el Mateo... un gurú. De Canoura te cuento que ella comenzó con toda la movida del Canto Popular Uruguayo en un grupo mítico para nosotros, Rumbo. Con ellos grabó 3 discos. 1980 al 1984. Luego comenzó como solista. Te averiguo algo y te lo hago saber. Aunque aquí en España es relativamente fácil conseguir material de ella, no así con sus primeros dos discos.

El Gato dijo...

Luis, seguro que esa noche estabas molido... confirmado. Eduardo Mateo ha sido la fuente de muchísimos músicos, inclusive hasta la propia Juana Molina me lo hizo saber en algún e-mail. Mateo comenzó cuando comenzaban los 60. Un gurú el Mateo... un gurú. De Canoura te cuento que ella comenzó con toda la movida del Canto Popular Uruguayo en un grupo mítico para nosotros, Rumbo. Con ellos grabó 3 discos. 1980 al 1984. Luego comenzó como solista. Te averiguo algo y te lo hago saber. Aunque aquí en España es relativamente fácil conseguir material de ella, no así con sus primeros dos discos.

El Gato dijo...

Luis, seguro que esa noche estabas molido... confirmado. Eduardo Mateo ha sido la fuente de muchísimos músicos, inclusive hasta la propia Juana Molina me lo hizo saber en algún e-mail. Mateo comenzó cuando comenzaban los 60. Un gurú el Mateo... un gurú. De Canoura te cuento que ella comenzó con toda la movida del Canto Popular Uruguayo en un grupo mítico para nosotros, Rumbo. Con ellos grabó 3 discos. 1980 al 1984. Luego comenzó como solista. Te averiguo algo y te lo hago saber. Aunque aquí en España es relativamente fácil conseguir material de ella, no así con sus primeros dos discos.

Luis dijo...

Ahora que estoy menos dormido que en el trabajo (¿por qué será xDDDD?) me acuerdo cómo venía la mano. Estaban regalando a los oyentes (es una costumbre en la radio Rock and Pop en algunos de sus programas, porque sólo escucho esa radio 9 hs a la semana, y es sólo el día sábado) un disco de Nacho Vegas, Desaparezca aquí (hay que ajustar mucho la memoria, pero los temas eran algo así como Cerca del cielo y Ocho y medio. Qué relación usaron para nombrar a Gustavo Nocetti, I don't remember, pero sé que venía del lado de Nacho Vegas.

Un abrazo y gracias por la paciencia :-)

Anónimo dijo...

Hay dias que no deberia abrir la pc, con el bajon de la sentencia del tribunal supremo sobre el tratado de 1870 ,principalmente por los jovenes que cada dia creen menos en nadie,y yo me pongo a escuchar este tangazo de "Libertango" y se me caen los lagrimones,hay veces que nos pegamos golpes bajos nosotros mismos .
Que letra y que forma de sentirlo y cantarlo ,ES UN HIMNO A LA LIBERTAD . A ESA MISMA LIBERTAD QUE HOY EL GOBIERNO ESPAÑOL TE QUIERE ARRANCAR .
QUE ESTUPIDOS NO SABEN QUE LOS ORIENTALES NO SABEMOS VIVIR SIN LIBERTAD .
O como dijo el dictador Lorenzo Latorre "LOS ORIENTALES SON INGOBERNABLES" y se fue .

PITINGO CHICO