jueves, 31 de agosto de 2006

Europa Siglo XXI y los Muros de la Vergüenza


No puedo ni quiero generalizar. A veces la rabia es mala compañera de viaje y nos hace decir cosas injustas. Injusto sería decir por ejemplo en estos momentos que a la sociedad española no la conmueve lo que está sucediendo frente a sus costas. O que son indiferentes al fenómeno de la inmigración. A diferencia de lo que sucede en EEUU, donde la inmigración ilegal está fomentada por las grandes empresas como forma de regular no solo los precios sino los salarios y valga como ejemplo las denuncias que existen en la oficina del Servicio de Inmigración y Naturalización de los EEUU contra Tyson, la mayor procesadora de pollos. Se le acusa de pasar cientos de camiones desde Méjico con inmigrantes indocumentados. (Esto se puede comprobar en el sitio web del Depto. de Justicia de los EEUU . Además del drama que supone el intento de cruzar el desierto por parte de miles y miles de latinoamericanos. El caso de España tiene otras características. Además de todos los que llegamos a través de aeropuertos como es el caso de los sudamericanos, se suma el éxodo masivo de los europeos del este. Rumanos, eslovacos, polacos, checos, rusos, moldavos, búlgaros... en fin, también miles y miles por año ingresan a España vía terrestre a través de los Pirineos. En ambos casos, lo peor que puede pasar es que te nieguen la entrada pero obviamente no existe peligro alguno de pérdidas de vida. Como uruguayo que soy, conozco perfectamente los dos casos. El de EEUU y el español. Viajé solo desde Montevideo rumbo a Miami. Por aquellos días, a los uruguayos no se nos pedía visa para ingresar a territorio norteamericano. Desembarqué en Miami a las 5 de la madrugada y un guardia de inmigración realizaba la selección de acuerdo a la vestimenta de cada uno. Vi gente que era rechazada por ir vestidos con la camiseta de Peñarol ó Nacional. En mi caso me disfracé de turista medio, sin llamar demasiado la atención. “Feliz estadía en los EEUU, Señor, tiene usted tres meses para conocer nuestro amado país”. Y allá me perdí por la puerta pasando a ser un inmigrante ilegal más. Atlanta era mi destino final. Pero un día, luego de estar casi tres años en EEUU nos planteamos movernos. Demasiada guerra, la economía barranca abajo y otras cosas que no vienen al caso ahora comentar. Decidimos irnos a España. Como el dinero no era mucho, nuestra idea original, que era ir unos días de vacaciones a Montevideo y desde ahí volar a Madrid no pudo ser. Fue así que un día sacamos los ticket vía internet. Cargamos la vieja y querida Ford y allá nos fuimos toda la familia rumbo a New York. Fue un acierto. Al llegar a Barajas comprobamos lo fácil que era entrar a España viajando desde EEUU como en nuestro caso. Ni las maletas nos abrieron y con la más amplia sonrisa nos dieron la bienvenida a España. En cambio, en otras colas la cosa no era tan sencilla. A los pasajeros que llegaban desde Latinoamérica no solo les abrían las maletas, además se las daban vuelta por las dudas. Así que otra vez renovaba mi condición de inmigrante ilegal junto al resto de mi familia, pero esta vez en España. Todo esto que cuento, para qué? He hablado de los latinoamericanos y europeos del este que llegan a España, pero y los africanos? Pobre Africa. El continento más pobre y más olvidado. Los siempre postergados, los nunca reconocidos. La única forma que tienen de entrar a Europa es alcanzar las costas españolas ya sea la de Canarias o de Andalucía. Y lo intentan una y otra vez. Lo hacen en embarcaciones rudimentarias, llamadas cayucos, en donde vienen entre 50 y 100 personas a bordo. Muchas veces, la mayoría son mujeres y niños. También lo hacen en pateras, que es una balsa donde no caben más de 5 personas. Pero no es un viaje de placer. España además de aumentar el número de naves de la armada en el Mediterráneo, acaba de suscribir un acuerdo de “cooperación” con Marruecos. A cambio de que el gobierno del rey asesino Hassan II de Marruecos le haga un trabajo de limpieza, España promete realizar nuevas inversiones en dicho país. Es así que ayer, la ONG Médicos del Mundo denunció que el gobierno de Marruecos había interceptado un cayuco con 53 inmigrantes dentro de sus aguas. Los llevó a tierra marroquí y los trasladó en camión hasta la zona de Kandahar, "una auténtica tierra de nadie" entre el sur del Sáhara occidental y el norte de Mauritania. Según la ONG, se trata de un grupo de inmigrantes procedentes de Malí, Senegal, Gambia, Costa de Marfil y Guinea Conakry, que partió de Nouadhibo (Mauritania) en cayuco el sábado 19 de agosto, con destino a las Islas Canarias. Médicos del Mundo ha explicado que el capitán de la embarcación "perdió el rumbo y estuvieron dando vueltas en alta mar hasta acabar en la costa sur del Sáhara occidental", donde "fueron apresados por la gendarmería marroquí, que los retuvo durante tres días".
"Más tarde fueron llevados en camiones hasta la frontera, donde los expulsaron sin comida ni agua en la mañana del viernes" a una zona inhabitada, asegura esta ONG.
Además, y según el relato de los propios inmigrantes, ese mismo día uno de los integrantes del grupo murió debido a una deshidratación. Cuando la organización llegó a la zona, encontró el cadáver del ciudadano de Mali y a otras dos personas en un estado avanzado de deshidratación. (Diario El Mundo). No hay reproches hacia Marruecos, después de todo, España le paga para que limpie el patio trasero... Por otra parte, llegan imágenes tremendamente dolorosas. Un cayuco que se dirigía hacia Canarias, naufragó poco después de partir de Mauritania. No hay sobrevivientes. Hay muchos niños entre los cuerpos rescatados sin vida. Hasta ahora llevan contabilizados 84 cuerpos pero se esperan varias decenas más. Pero esta historia es de todos los días. Demasiada muerte, demasiado dolor. Cuál fue su pecado? Nacer en Africa. En el Africa Negra, no el Africa Subsajariana como le dicen acá en España. El Africa Negra y punto. Y que pasa con los que logran sortear las tempestades del Atlántico, los tiburones, la falta de alimentos y agua? Bueno, los que llegan son detenidos inmediatamente por la Guardia Civil Española. Ojo, acá quiero hacer un paréntesis. No es lo mismo que te detenga la Patrulla de Fronteras de EEUU, donde nadie sabe que pueda pasar con su vida a partir de ese momento. Humillado por los Red-Necks, torturado sicológicamente por perros adiestrados para tal fin, etc., etc.. En España, salvo raras excepciones, la Guardia Civil opta por la táctica del: “Ta bien, llegaste, te merecés entrar” Eso si, luego de brindarles atención sanitaria y alimentos, los internan en centros de acogida (lindo nombre no?), en donde están aproximadamente 15 días y luego a la calle. Pero el problema es que llegan entre 1.000 y 1.500 africanos por día. O sea que la isla está colapsada. Para mejor es un centro de turismo mundial y no es cosa de que esté lleno de negros deambulando por las calles. Resultado: El gobierno del PSOE, al igual que lo hizo el anterior del PP, la juega de callado. No dice nada. Pero actúa. Llena un avión con destino a Valencia por ejemplo y allá van. Envía un fax a la Generalitat anunciando la llegada de dicho avión y punto. Cuando el avión aterriza en Manizes, se los saca en autobuses por una puerta lateral del aeropuerto y se les abandona a las pocas cuadras. Es parte del paisaje ya, ver columnas de negros africanos caminando por las carreteras rumbo al centro con una bolsita conteniendo una botellita de agua mineral y un bocadillo. Diariamente parten vuelos con inmigrantes llegados a Canarias hacia Barcelona, Zaragoza, Asturias, País Vasco, Valencia y Madrid mayoritariamente. Ahí comienza su aventura europea. Abandonados a su suerte, sin conocer el idioma, sin nadie que los espere. Pero como me contó Jean Pierre, un camerunés con estudios de medicina y que actualmente vende cd’s en el top manta (eligen un lugar cualquiera de la ciudad, entonces abren una manta llena de cd’s piratas obviamente más económicos), me decía Jean Pierre que esto es mejor que morirse de hambre o SIDA en Africa. Claro... mientras Africa se muere del SIDA, Europa muere de colesterol... quizás ahí podamos comenzar a entender por que toda esta marea invade Europa. O quizás porque como dice una canción del Nano Serrat:
“Disculpe el señor pero este asunto va de mal en peor.
Vienen a millones y curiosamente, vienen todos hacia aquí.
Traté de contenerles pero ya ve, han dado con su paradero.
Estos son los pobres de los que le hablé...
Le dejo con los caballeros y entiéndase usted...
Si no manda otra cosa, me retiraré. Si me necesita, llame...
Que Dios le inspire o que Dios le ampare,
que esos no se han enterado que Carlos Marx está muerto y enterrado.”


Yo, Gabriel, uruguayo, hoy poseedor de un cartoncito que acredita mi residencia en el Reino de España pero que hasta ayer nomás fui uno de ellos... inmigrante ilegal clandestino... todo mi respeto y mi humilde homenaje para quienes día tras día, una y otra vez, empecinadamente, intentan romper los muros de la vergüenza. Mi solidaridad hoy y siempre. Hay días, cuando me llegan noticias de compañeros que mueren en el mar, abro las ventanas de mi casa de par en par y pongo a Manú a toda voz para que esa muerte no haya sido en vano.
Clandestino - Manú Chao


powered by ODEO

5 comentarios:

La Maga dijo...

y todo esto ocurre en nuestro mundo: ayer, hoy y ojala se hiciera algo para que no tuvieramos que decir mañana. Cuando uno està en en su casa, en su trabajo, se siente afortunado y realizado. No logro entender con mi cabeza y mi corazòn quien puede privar a los otros de querer y desear lo mismo, como no luchar por la esperanza, los sueños, un trabajo, la paz, salud, por los hijos, quien puede bajar los brazos, quien no llegaria a dar la vida. Las fotos me dolieron, me indignaron, la indiferencia de los gobiernos no enferma en estos casos mata.

El Gato dijo...

Si Maga... cuanto dolor, cuanta miseria pero también cuanta rebeldía. El asunto es como lo cambiamos. Porque sino que mundo le habremos dejado a nuestros hijos? Y si no lo intentamos, aunque sea un poquito, nos habremos equivocado y mucho. Yo que se... un bajón. Será porque estoy viviendo justamente en esta Europa que se jacta de ser tan culta y por otro lado cierra los ojos ante tragedias como esta que me afecta más... de nuevo, cuanto dolor. Un beso, hoy tristecito.

Claudio Alvarez Rodriguez dijo...

Hola gato, ahora si puedo pero la otra vez en el mozilla no me aparecian los links de comentarios....eso
No lei este post pero luego lo hare un abrazo

M@k, el Buscaimposibles dijo...

Hola. Estoy básicamente de acuerdo con tu análisis, pero disiento en algo. La sociedad europea no está ignorando ni es indiferente ante el fenómeno de la inmigración. Y la española tampoco. Hay que mencionar, sobre todo, a los miles de voluntarios que con las organizaciones no gubernamentales y algunos organismos municipales, autonómicos y estatales trabajan por ofrecer a todo el que llega algo mejor que el top manta. Hay que decir que son las ONGs quienes primero se encargan de los inmigrantes que llegan cuando salen de los "centros de acogida" (qué nombre tan pésimo), y que se repiten actos espontáneos de ayuda en las mismas playas canarias hacia inmigrantes recién caídos en la arena después de un viaje infernal. Otro ejemplo de la no indiferencia de los españoles es que no avancen electoralmente ni afloren nuevos grupos racistas y xenófobos, al contrario que en otros países europeos. Desgraciadamente sí existen, y pueden causar mucho daño a personas en momentos dados, pero no tienen, digamos, un partido como el de Le Pen en Francia.

Por mi parte, me siento orgulloso de que tantas personas de tan dispares origenes esteis eligiendo este país para vivir y desarrollaros, significa que hemos avanzado impresionantemente desde el fin de la disctadura, aunque siempre habrá algo (muchas cosas) que hacer. Pero he de decir que me gustaría que no tuviesen que venir, y que aquí les diésemos todas las oportunidades del mundo para enriquecerse como personas y que pudieran volver a sus países a reconstruirlos con su esfuerzo, con nuevos ideales y con más democracia en sus mentes y corazones, para vencer militarismos, corrupción y hambre, porque lo que ahora está ocurriendo también se puede ver de otra forma: están viniendo los que mejor se encuentran allí, los que más han avanzado, y están restando a sus países de origen la fuerza de sus conocimientos y de su valía, en un segundo proceso de colonialismo en que Europa no sólo se lleva las materias primas dejando baratijas y armas a cambio, sino que también nos traemos a los mejores para hacer lo que nosotros no queremos, y encima a cambio de nada. Este sistema en que miles relativamente bien preparados escapan de sus países y desde aquí van decenas excelentemente preparados a ayudar a los que se quedan es, cuanto menos, terriblemente ineficiente.

El Gato dijo...

m@k, de nuevo una alegría y un honor que estés por acá. Te pido por favor que leas nuevamente el post. Sobre todo en la diferencia que hago entre la inmigración en EE.UU. y España. Viví las dos y modestamente, creo poder hablar con conocimiento de causa. Pero te vuelvo a repetir, por favor lee nuevamente el post y creo que los dos estaremos de acuerdo. Quizás y como en tantas cosas, uno generaliza y está mal. Tampoco y por más que nos quieran hablar de Europa como una unidad, tampoco Europa es una sola cosa. La ley que acaba de aprobar el pueblo suizo sobre inmigración es la-men-ta-ble. Aquí en el sur, y sobre todo en la Comunidad Valenciana el fenómeno de la inmigración puede llegar a ser distinto que por ejemplo en Asturias o Cantabria. En Denia, desde hace unos meses, la cantidad de inmigrantes africanos deambulando sin saber donde ir por las calles va en aumento. En Valencia, abajo de los puentes del Turia, hay que pasar de noche para sentir rabia y vergüenza por ver tanta gente abandonado a su suerte, que además es poquita, la suerte, digo... Pero en el post marco la diferencia del trato entre la Patrulla de Fronteras de EE.UU. y la Guardia Civil española. Sobre las O.N.G., tengo sentimientos encontrados. Reconozco a aquellas que llevan a cabo verdaderamente su rol de ayuda y solidaridad. Pero conozco otras, y aquí en Denia tenemos alguna, que parecen agencias de viaje. Juntan fondos para un pueblito en Chiapas, y después fletan un charter y allá se van de viaje 30 ó 40 por unos pocos euros. Encima al regreso tenés que bancarte conferencias y fotos de los pobres indiecitos. Para finalizar, reconozco que todo este asunto me indigna y me hace explotar. Pero decís bien y comparto totalmente, por algo elegí venir a España. Nos unen lazos culturales, sociales e históricos. Elegí España y Denia más concretamente para que mis hijos crezcan. Y eso no es poca cosa. Le estoy dando a España, el mayor tesoro que un hombre pueda tener, sus hijos. Creo profundamente en el hombre, en el ser humano por sobre todas las cosas, incluídos los gobiernos que cada país se pueda dar. Allá en Atlanta, aunque haya gente que no me crea, también conocí gringos solidarios, fraternos, políticamente ingenuos... pero buena gente. . Y agradezco conocer gente como vos y como tantos amigos y compañeros españoles que hacen más llevadero este "exilio económico".Te mando un abrazo.