jueves, 1 de febrero de 2007

El Pepe D'Elía.

Al atardecer del lunes, a la hora en que todo se aquieta un poquito, el viejo y entrañable Compañero José Pepe D’Elía se apoyó en su bastón... se levantó... saludó con su mejor sonrisa y se nos murió. Con la humildad de los grandes, los que luchan cada día para que este mundo sea un poquito mejor. Nuestro querido Compañero Pepe... el Pepe D’Elía. El presidente de la gloriosa central de trabajadores, el PIT-CNT.

Dice la historia más o menos oficial que el Pepe nació un 21 de junio de 1916 en el departamento de Treinta y Tres. Comenzó su trayectoria sindical en la Federación de Empleados del Comercio y la Industria (Fueci). Fue uno de los pilares de la fundación de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT), orgullo y ejemplo de unidad del pueblo uruguayo de la que fue secretario general desde 1966 hasta 1993. Posteriormente fue nombrado presidente honorario. Convocante de la histórica Asamblea del Pueblo (1968). Fundador en 1971 del Frente Amplio, del que fuera candidato a vicepresidente en la vuelta a la democracia, debido a la proscripción del Gral. Seregni. Integrante de la Comisión por la Paz. En 2005, la Universidad de la República lo nombró doctor honoris causa por su "notable contribución a la cultura y el bienestar del pueblo uruguayo".

Mi relación con el Pepe viene desde mi infancia. Elisa, una de sus hijas, fue una de las mejores amigas que tuvo mi madre. Recuerdo lo contento y orgulloso que se ponía el Pepe cuando junto a un grupo de imberbes ayudamos a refundar en tiempos de dictadura, el sindicato de los trabajadores de la Seguridad Social (ATSS).
Con el Pepe se va un ejemplo de vida. Hoy veía emocionado a través de internet, un reportaje al también querido Compañero Luis Iguini hecho por un canal de televisión. Decía Luis, que "en este país no ha habido un dirigente sindical de similar importancia, que haya dejado una herencia, una estancia, una casa de apartamentos, un edificio a su familia. Todos han vivido honestamente y mueren con la honra". Ese es uno de los mayores legados que hombres como el Pepe nos dejan para el futuro.
El presidente Tabaré Vázquez dijo hoy que “Sin duda José D’Elía fue de esos grandes hombres que cada tanto da el Uruguay. Una persona comprometida con sus ideas en la acción. Un hombre que dedicó toda la vida a los trabajadores. Realmente venimos a rendirle homenaje en este momento donde se escribe en la historia uruguaya indeleblemente el nombre de Pepe D’Elía”.

Me cuentan que sobre 18 de Julio, un pasacalle que atravesaba la avenida de lado a lado, decía “Hasta siempre, Pepe. La Clase Obrera te saluda”.

Que haya paz Pepe.
Mi querido José Pepe D’Elía.
Compañero...
Hasta la victoria, siempre...

7 comentarios:

Dosto dijo...

Cuánto bien le hacen al mundo hombres como el Pepe D´Elia, trabajadores, sencillos, luchadores eternos.
Muy buen relato Gato, gracias por darnos a conocer un poquito de la historia de Uruguay.
ah, todavia no está mi programa en la red, solo tengo al aire unos separadores para www.coolfm.com.ar, que figuran cada vez que comienza una nueva hora, pero no es mi estilo. Lastima que no puedas escuchar mi programa.
Besotes.

Luis dijo...

Sinceramente, no lo conocía. Pero está pasando más de la cuenta, ¿no?, que la gente que vale la pena nos deja.

En fin... Por otra parte quería agradecerte las visitas estos días... Como te dije, la pasé muy bien y fueron unos lindos días...
Ahora, lamentablemente, ya volvimos a la ciudad. Habrá que ponerse a tono con el ruido y la contaminación de este lugar ;)

Un abrazo grande, y que andes bien

Cecilia dijo...

Y una vez más toca decirle adiós a una de esas personas que uno quisiera que viviera para siempre, aunque sea guardado en la mesita de luz. Basta con verle la cara para saber que era uno de esos que no hablaba de si mismo por pura humildad. Esa humildad que tienen los grandes que ponen manos a la obra por los demás sin hacer ninguna alharaca. Me enteré de su partida porque estaba hablando para Uruguay y justo estaban dando la noticia por la tele en un canal de ahí, y pensé: otra gran pena. Pero cuando corté, como queriendo darme animos pensé que estos grandes van dejando lugar a otros que han ido creciendo a su lado. Y alguno va a haber que siga los pasos de hombres como el Pepe D’Elia. Quizás ya era tiempo de que se retirara a descansar. Yo también le deseo la paz. Un abrazo fuerte.

MAR dijo...

Paso por aquí a dejar mis cariños…para ti y los deseos de que siempre
Hagas lo que hagas seas muy feliz.
mar

La Maga dijo...

Cuanto ha vivido, con cuantas personas ha compartido su vida y cuantos recuerdos...sigo aprendiendo y leyendo sus post con ojos totalmente nuevos...que bueno!


PD: Cuando pase por mi casa, no pase sin decir nada, aunque sea dejeme un buenos dias...

besos enormes, y cuanto necesitaria una charla con ud...seguramente me daria el consejo que me falta...

El Gato dijo...

dosto:
se agradece y mucho que estés por acá. Acordate... cuando esté tu programa en la red... avisame!!! Un beso grande.

luis:
Es verdad eso de que está pasando más de la cuenta. Pero el Pepe vivió y mucho. Y mejor aún... luchó y mucho... Se te extrañaba che... un abrazo para vos también.

ceci:
Cuando me enteré de la muerte del Pepe, me acordé mucho de mamá. Un beso grande!

mar:
Chilena! Un beso grande para vos también. Lo mismos deseos para vos y tu familia.

maga:
uf! a veces me pongo a pensar y la verdad es que si... uno vivió intensamente y tuvo la suerte de conocer a gente como el Pepe. Soy un agradecido a la vida. Pero más le agradezco cuando me pongo a pensar en todo lo que vendrá... La charla... a mi también me encantaría charlar contigo, ahora... consejos... quizás te defraude, más allá de aconsejarte sobre algún buen vino que te ayude a dar el salto... pero consejos no maga. Mejor intercambiar y querer estar. Claro que paso por tu casa, a la casa de la gente que quiero siempre voy, aunque no me inviten... Un beso grandote... yo te lo mando, vos le ponés la magia...

Eli dijo...

Navegando en Internet, encuentro tus palabras para mi abuelo.
No me queda mas que decirte GRACIAS!!!
Yo conoci a tu madre, la unica amiga de mi madre en toda su vida.
Un caluroso saludo para ti y Cecilia
Maria Elisa Galípolo D'Elía