viernes, 9 de febrero de 2007

Las Llamadas, la Rosa y la luna...


“Callecita de adoquines
que harán vibrar con sus cantos
los negros de roncas voces
los negros de duras manos.
Tan duras como la vida
de ese sur montevideano
con sus rotos conventillos
piezas de cuatro por cuatro
donde se amontonan hijos
y sueños casi castrados”

En Montevideo, cada noche de febrero es una fiesta. Los tablados que se extienden a lo largo y ancho de la ciudad reciben a miles de vecinos hambrientos de carnaval. Según pude averiguar, tenemos el raro orgullo de vivir el carnaval más largo del mundo. Un mes entero donde dios Momo se transforma en la máxima autoridad.
Pero la noche de mañana es especial... es la noche de “Las Llamadas”. Los Barrios Sur y Palermo reciben orgullosos a una multitud que acude cada año, como en un rito ancestral a ver y participar del desfile de las comparsas candomberas. Esta fiesta recuerda a las tardes de domingo del Montevideo colonial, cuando los amos dejaban a sus esclavos juntarse un ratito... Allá salían los negros con sus tambores. Con el correr de los años se transformó en la mayor fiesta del candombe. El auge de las manifestaciones artísticas populares que se produjo en los últimos años en el Uruguay, hizo que el candombe se extendiera por todo el país. Hoy es común ver los domingos por la tarde desfilar cientos de tambores. Cada barrio tiene su propia escuela de candombe, su comparsa y su cuerda de tambores. Hasta Malvín... barrio de clase media... La Gozadera es su comparsa. Qué lindo nombre... Me acuerdo años atrás, cuando se juntaban frente al Michigan, allá en Orinoco y Río de la Plata... apenas algún tambor que otro. Hoy, La Gozadera no solo participa en las llamadas, además concursa en el Certamen Oficial del Teatro de Verano.
Y en Denia? Ja! También tenemos comparsa. El Negro Michel y toda la banda se juntan los domingos en la playa a tocar los tambores mientras corre el 7 y 3 (7 litros de vino tinto y 3 de Coca-Cola). Hasta desfilaron en una muestra de teatro callejero... Con banderas, estrellas y vedette incluídas! Mientras los uruguayos aplaudíamos a rabiar, un español que estaba a mi lado me preguntaba si en Uruguay vivían muchos cubanos y brasileros... “Después te explico.” le dije... “ahora... dejame disfrutar” Qué orgullo che... que orgullo...

Pero esta noche es distinta... son Las Llamadas. Barrio Sur y Palermo se engalanan.
La gente anda nerviosa preparando la fiesta. Cosiendo el último botón, la última lentejuela... aquel encaje... que nada falte. Y los negros templando los tambores.
Será la primera Llamada sin Lágrima Ríos, pero estoy seguro que desde alguna estrella bajará un candombe lento... Porque hay gente que siempre estará...
Cómo van a faltar esta noche a la cita Marta Gularte, Santiago Luz, Pirulo o la Negra Jhonson?

“...Al paso de las comparsas
se vuelve un infierno el barrio
de los gastados pretiles
saluda el Palomo macho.
La danza de Rosa Luna
sobre el antiguo empedrado
tiritar de escobilleros
las lonjas vienen llamando
y el enjambre de negritos
Que son gorrioncitos pardos.”

Alguien puede decirme cómo no va a estar Rosa Luna?
Porque cuando esta noche brille la luna blanca sobre el cielo montevideano... allá arriba... bien arriba... y aparezca su rostro pintado en ella... desde Carlos Gardel e Isla de Flores irá subiendo un sonido mágico... Chico, piano y repique. A pura lonja y madera.

“Cuando levanta el repique
Se eriza el inquilinato
Y es el grito de esta raza
Que se trepa a los tejados
Para cantar sus cantares
Tan libre como los pájaros”



Para aquellos que no tienen idea de que es el candombe, esta grabación está tomada en pleno barrio Sur...

7 comentarios:

Nestor dijo...

OK.
Te dejo mi msn.

managermediacorp@hotmail.com

Bello cuadro con fondo de callejón y estandartes en el viento.

Ando por soplar la velita de la web.

Abrazos y lonjas bien templadas

Luis dijo...

faaaaah...

te pasaste, che...

y a mí que el candombe puro ni me gusta ni me deja de gustar (hay que ser honestos, pero el rock con ritmo de candombe onda Rada sí, por ejemplo) casi se me pianta un lagrimón con lo que contás...

Un abrazo, viejo, y que andes bien

El Gato dijo...

nestor:
tomé nota. se agradece y mucho. abrazos, lonjas y lija nestor... mucha lija...

luis:
cómo que no te gusta el candombe? quizás porque el candombe se siente. doy fe de esto. pararse junto a una cuerda de 50 ó 60 tambores... tengo entendido que en San Telmo hay una comparsa dominguera. Me alegro que te hayas movido con el post, para mí... quedó un poco sensiblero pero de que otra forma se puede hablar de una expresión artística si no es a través de los sentidos, no? Un abrazo grande y va mail.

Luis dijo...

Che, bo', jajajajaja... No dije que no me gusta... sino que no me gusta ni me deja de gustar...

Y por supuesto, pero creo cada vez más que muchas cosas para gustarle a uno tiene que sentirlas, mamarlas desde chico, o ser parte de una cultura que se transmite por las venas...

También, convengamos, cuando escucho murgas uruguayas (allá en noviembre/diciembre 2006 estuvieron unas cuantas acá en Capital) siento que su musicalidad, y sobre todo, su estética visual y artística, es muy distinta del argentino... Digo, acá sabemos que desde 1813, cuando se abolió oficialmente la esclavitud, muchos de los negros de acá fueron vendidos por sus patrones de acá a Brasil y Uruguay, para que al menos les dieran algún tipo de dividendo ahora que no podrían seguir explotándolos más. Pero eso es otro tema.

El caso, digo, es que de la cultura negra no quedó mucho en Buenos Aires. De hecho, cosas como el bombero loco y el rey momo para mí es como si me hablaras de las aventuras de pantriste.

Y cuando uno escucha murgas de acá me suena a cosa forzosa, adoptada, falsa. Como que no me convence. Y en vacaciones vi en algunos lugares a supuestas murgas en un par de lugares donde estuve. Y esa sensación de que esas bromas de las pelis negras yanquis de que los blancos no tienen ritmo se apoderó de mí más de una vez.

O sea, tanta lata para decir que me gusta, pero depende quién, en qué momento.
Y también sé que en determinado momento a uno puede gustarle hasta aquello que nunca le ha gustado, simplemente porque una vez uno se ha soltado de sus prejuicios y muchas otras cosas, y se dedicó a disfrutar (un palo pa' mí, que no viene mal :D).

Abrazo, amigo

Cecilia dijo...

Es increible como para mi hasta el dia de hoy, escuchar una batucada es sinónimo de taquicardia. Pero esa taquicardia que te recuerda que estás vivo y no podés evadir esa invitación a gozar. Y es que parece que el sonido va a resquebrajar todo hasta hacerte ver el corazón latiendo de la tierra misma. Me parece que es algo parecido a un mantra, porque genera cosas que van más allá de una invitación al baile. Me imagino lo que será para aquellos que esperan tan ansiadamente comenzar con el ritual de templar las lonjas. Yo por ahora me conformo con poquito, me da con el tacho de la basura de acero inoxidable y le doy con la cuchara de madera. Como para alborotar un poquito el ambiente. Un beso grande y Feliz Carnaval y Desfile de las Llamadas!!!

El Gato dijo...

luis:
vos sabés que a mi la murga argentina me costó entenderla hasta que hablé largo y tendido con gente de una murga de Parque Patricios unas horas antes de desfilar por 18 de Julio. Estaban muy nerviosos y me contaron del honor que representaba para ellos desfilar junto al resto de las murgas uruguayas en el desfile de carnaval. Me explicaron el por que del ritmo y de los bailes. Ahora veo que hay otro movimiento dentro de la murga argentina, más parecido al estilo uruguayo. Haciendo más énfasis en el mensaje de las letras y en los arreglos corales que en el movimiento corporal. Se que Falta y Resto es un referente para ellos. Me interesa conocer un poco más de todo este fenómeno. Con respecto al candombe, es verdad... quizás porque uno lo mamó o porque ya es parte de la cultura uruguaya, no solo de los negros. Un abrazo.

Ceci:
Ya te imagino dándole al tacho con la cuchara... Me dejaste pensando con eso del mantra... a lo mejor es así. El candombe viene del candomblé... andá a saber. Feliz Carnaval para vos también!

la cigarra dijo...

Ayyyyyyyy! Me emociona , gato!!! Me acordé de que tengo una foto de unos negritos lindos practicando su candombe en la rampa de Montevideo...los vi y me salí medio metro desde la ventanilla del auto para sacar foto, además exigir una parada para escucharlos! Qué lindo, cuánto sentimienro, bo`!
Un abrazo grandote!