martes, 25 de mayo de 2010

Haciendo amigos... o Cuba y esta maldita urgencia


Nobleza obliga... Agradecer a la 100.3 FM de Tenerife (Canarias) y especialmente a Pavlos y a IASU Tenerife, por haber leído el post sobre Cuba íntegramente en el programa de ayer miércoles 26. La verdad es que escuchar lo que une escribe sin mayores pretensiones, dicho por una voz profesional suena lindo... y extraño. La magia de la radio y este invento de los blogs... joder! Como bien dice mi amigo Néstor... les estamos hackeando los sentimientos. Qué nunca falte! 


Haciendo amigos… es un dicho utilizado aquí en España para cuando alguien hace una crítica hacia una idea ó situación defendida por muchos. Me parece que define en buena forma lo que sucede cuando nos metemos con ciertos temas, y lo hacemos a sabiendas de que luego se nos tirará la jauría encima… Haciendo amigos… allá vamos...
 
(Antes de seguir, debo aclarar que ante la carta abierta firmada por varios artistas e intelectuales españoles reclamando “libertad” en Cuba, entre ellos Víctor Manuel y Ana Belén… me parece una aberración. Por qué no piden por la verdadera libertad en España, donde el juez que quiso procesar al franquismo, terminó siendo enjuiciado? Ana Belén y Víctor Manuel hace tiempo ya que me tienen podrido… tanto acercarse al poder y mirá como terminan… Y pensar que yo amé a esa mujer…)

 


Hace pocos días salió el nuevo Cd. de Silvio Rodríguez llamado “Segunda Cita”.
Los textos de Silvio reflejan la realidad actual de la Revolución cubana. Ya en la conferencia de prensa de la presentación, le salieron al cruce. Lo que debía ser un acto cultural se transformó en un debate político. Claro está que Silvio es además de músico y poeta, un animal político.
Hay quienes lo acusan de que sus nuevas canciones dan pasto al enemigo, que la rrrrevolución necesita el apoyo incondicional, hoy más que nunca.
Creo personalmente que esta gente no entendió o tal vez ni llegó a escuchar “Descartes”, editado en 1999 y donde Silvio ya planteaba estos problemas.
Las mismas críticas que ahora recibe injustamente Silvio, las vienen soportando los nuevos intérpretes de la Trova Cubana, como es el caso de Frank Delgado. Debo aclarar antes que Frank es un buen amigo y conozco su posición de total apoyo a la Revolución. No obstante, Frank viene planteando la necesidad de que esa Revolución deje entrar un poco de aire fresco. Algo está oliendo feo y es hora de ventilar un poco la casa.
Su posición le ha costado vivir momentos duros. Según el propio Frank, tanto para él como para otros músicos críticos con la Revolución, el costo de los estudios de grabación es altísimo por lo que les está costando acceder a nuevas grabaciones, no reciben apoyo alguno desde el gobierno y mucho menos les han dado un coche oficial, como sí se lo han dado a Silvio, Pablo Milanés y otros artistas. Sin embargo los conciertos de Santiago Feliú y Frank Delgado son multitudinarios y ya se han convertido en un fenómeno cultural y social que no puede ocultarse. Para poder seguir grabando y viviendo de la música, Frank realiza giras y conciertos por el exterior. Y no fueron pocas las veces que le propusieron renegar de la Revolución. Pero como el mismo dice, él se queda en la Isla y punto.
"Yo no sé cómo se hace un país pero sí se cómo no se hace" (Frank dixit)
Vale la pena escuchar “La otra orilla”… sin prejuicios, sí?

 
La otra orilla - Frank Delgado


 
Son los “cantores de protesta”… y molestan.
El asunto es que ahora, a esos protestatarios se les sumó el bueno de Silvio y Silvio es mucho Rodríguez…
Canta Silvio en “Segunda Cita”:
“Quisiera ir a un punto naciente
de aquella ofensiva que hundió
tanta iniciativa.
Quisiera ir allí
con las cruces del tiempo perdido
y hacer un camino de luces
sin odio ni olvido…”

 
Duele ver que un tipo como Silvio, que fue tal vez la voz de la Revolución, tenga que salir hoy a explicar que sus críticas son revolucionarias… que criticar para mejorar no necesariamente significa haberse pasado al enemigo.
Cuando los problemas se acumulan y no se solucionan es lógico que te exploten en las manos.
La muerte por huelga de hambre de uno de los presos aceleró el problema.
Me pregunto…
Son presos comunes?
Lo son?
O son presos políticos, presos de conciencia?

 
Acaso, su única reivindicación era irse a Miami?
Dudo… porque cuando el gobierno de Zapatero les ofreció asilo político en España, se negaron a ello. Quieren quedarse en Cuba. Coincido una vez más con Silvio cuando en una reciente entrevista ofrecida a Página 12 de Argentina, él dice que debería decretarse una amnistía, sin que ello significase darle muestras de debilidad al enemigo.
Ninguno de estos presos tienen hechos de sangre.
Cuba no debe, no puede… tener presos de conciencia. Cuba no.

 
Balseros y pateras

 
No todos los balseros son gusanos.
No todos dejan la isla por motivos ideológicos ni todos van a dar a Miami.
Conozco personalmente a muchos cubanos que viven en Madrid. Y no son precisamente “gusanos”.
Pero el gobierno de los EE.UU. alienta a los cubanos a que dejen su país.
Tan solo 90 millas… la otra orilla.
Aquel que llegue a pisar las costas de la Florida, automáticamente recibirá asilo político y los soñados documentos norteamericanos.
Muy pocos llegan… la mayoría de los balseros son interceptados por los guardacostas y llevados al Campo de Refugiados de Guantánamo.
Todos hablan de la cárcel de Guantánamo, donde están detenidos los sospechosos de pertenecer a células terroristas islámicas… (a propósito… y las promesas querido Obama?), pero nadie habla que allí también hay miles y miles de cubanos retenidos.
Los tienen allí un promedio de dos años y luego recién los liberan.
En Atlanta conocí a uno de ellos.
Luis… un cubano con un corazón que no le cabía en el pecho.
Trabajamos juntos repartiendo pizzas y mientras esperábamos los pedidos hablábamos de la vida y sus laberintos.
Cuando entramos en confianza, una noche me confesó riéndose a carcajadas que se subió a una balza a los 18 años porque quería tener un jean Levi’s y una zapatillas Nike. Luis discrepaba con sus paisanos de Miami y no fueron pocas las veces que terminaba llorando su amor a La Habana. No fueron motivos ideológicos sino económicos los que hicieron que aquella noche Luis se subiera a la balsa.

 
Me pregunto entonces, acaso hay diferencias entre los balseros cubanos y los africanos que se suben a una patera intentando cruzar a Europa?
No nos debería provocar la misma solidaridad?

 
Ya… que no mencioné el bloqueo… lo sé y de sobra. Y no lo mencioné por dos razones, ya se sabe que el bloqueo es criminal y que solo un pueblo como el cubano puede soportar casi 50 años de bloqueo… es criminal. Y la segunda razón por la que no lo mencioné, es porque le echamos la culpa de todo al puto bloqueo. Y ya basta.
Sucede que el mundo se me hizo pequeño y con él, las verdades absolutas.

 
El pueblo cubano está a tiempo de resolver sus problemas. Claro que está a tiempo. Un pueblo que ha sabido caminar todos estos años pese a la debacle del mal llamado “campo socialista”. Cuba se quedó sola. Sola. Y fue el pueblo cubano y sus dirigentes, y me pongo de pie, fue Fidel y solo él, quien podìa conducir a la Revolución sin naufragar.
Pero creo modestamente y me pregunto quien carajo soy yo para decirle algo a los cubanos… pero como bien canta Silvio, me permito decir que la Revolución necesita volver a la semilla que un buen día plantara Martí. Y dice más Silvio, dice que hay que reverdecer los sueños, superar la “R” de Revolución por la “E” de Evolución.
Creo y quiero creer que aún es tiempo de volver al rumbo que marcó la estrella del Comandante Guevara.
Discutir a calzón quitado, sin respuestas dogmáticas pero sí con respuestas que sean una guía para comenzar a resolver los problemas que aquejan a Cuba.
Sacudirse a los burócratas y los lagartos.
Jamás dejar de estar alerta, como bien decía el Che, frente al enemigo y a las desviaciones de los dirigentes de la Revolución.
La Revolución avanza a medida que las libertades también avanzan.

 
  • Quiero una Revolución donde ser homosexual no sea motivo de discriminación.
  • Una Revolución donde los negros también lleguen a ocupar puestos de dirección.
  • Una Revolución donde pensar diferente no sea motivo de cárcel.
  • Una Revolución donde haya muchos como Silvio que levanten su voz y que esas voces sean escuchadas.
  • Una Revolución capaz de generar nuevos dirigentes, donde el reemplazo en los puestos de dirección no sea a dedo.
 

Aún sabiendo que aquello de crear al “Hombre nuevo” fue una quimera…
Hoy, nos miran los ojos de aquellos gigantes, los que lucharon para que este mundo sea mejor, para que los más infelices sean los más privilegiados y hoy, están dispuestos a cabalgar desde el fondo mismo de la historia si es preciso…
Augusto César Sandino, Emiliano Zapata, José Martí, Simón Bolívar, José Artigas, Tiradentes, Toussant-Louverture, Juana Azurduy, Ernesto Guevara, Farabundo Martí… ellos no permitirían que esta Revolución dejara de ser una realidad para convertirse nuevamente en una utopía.

 
Segunda Cita

 

Quisiera enmendar los comienzos
de todas las brumas.
Quisiera empezar cada lienzo
con mejor fortuna.

 
Quisiera pegarme unas alas
y en una cornisa
soplar una dulce balada
que esparza la brisa.

 
Quisiera viajar al pasado
de cierta muchacha
que andaba de noche El Vedado,
liviana y borracha.

 
Quisiera posarme en su vida
para convencerla,
para que con menos heridas
hoy pudiera verla.

 
El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

 
Quisiera ir al punto naciente
de aquella ofensiva
que hundió con un cuño impotente
tanta iniciativa.

 
Quisiera ir allí con las cruces
del tiempo perdido
y hacer un camino de luces,
sin odio ni olvido.

 
El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

 
Quisiera dar vuelta a la rueda
que para en lo mismo:
un simple mortal que se juega
abismo y abismo.

 
Y, antes de darle al perchero
mis alas de atrezo,
quisiera dejar como fuero
certeza y progreso.

 
El dolor que no curen los ángeles
ojalá que no pueda volver.
La canción que no canten los ángeles
sólo el viento la puede saber.

 

 

Sea señora

 
Sea señora la que fue doncella.
Hágase libre lo que fue deber.
Profundícese el surco de la huella;
reverdézcanse sol, luna y estrellas
en esta tierra que me vio nacer.

 
A desencanto, opóngase deseo.
Superen la erre de revolución.
Restauren lo decrépito que veo,
pero déjenme el brazo de Maceo
y, para conducirlo, su razón.

 
Seguimos aspirantes de lo mismo
que todo niño quiere atesorar:
una mano apretada en el abismo,
la vida como único extremismo
y una pequeña luz para soñar.

 
Las fronteras son ansias sin coraje.
Quiero que conste de una vez aquí.
Cuando las alas se vuelven herrajes,
es hora de volver a hacer el viaje
a la semilla de José Martí.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

A veces, Gato, disparas frases como puñales al rojo vivo:

"Sucede que el mundo se me hizo pequeño y con él, las verdades absolutas."

Creo que fue el Santi quien dijo en un comentario que estabas escribiendo "de puta madre" o algo así, me parece que era era otra expresión, pero el sentido creo que era ese. Pues nada, que lo suscribo.

María

Anónimo dijo...

Perdón si no he citado correctamente al autor o el sentido del comentario sobre tu escritura. Si la memoria no me engaña, era algo así.
María

El Gato dijo...

María:
sí, pero solo a veces... muchas menos de las que yo quisiera.
que sí mujer, que fue el santi y eso está bueno porque el santi es mucho santi... y si a vos, algo de todo esto te genera algo, yo... encantado.

Anónimo dijo...

Si todas las frases fueran ráfagas de puñales al rojo, no podríamos casi ni leer los textos, serían tan intensos que ni respirar podríamos. O bien, de pura ráfaga, de puro impacto, acabaríamos inmunes, insensibles y no seríamos capaz de apreciar las agujas puntuales que esconden algunos textos.

Por eso, en mi opinión, tu escritura es justo como debe ser...
María (y ya dejo de monopolizar los comentarios, prometido ;-))

rous dijo...

Hola Gabriel, me gustó tu artículo, transmite muy bien lo que sentimos muchos con el corazón apretado, porque queremos que esta Revolución crezca y entendemos que, para ello, es necesario que evolucione pero, por otro lado, ante tanto palo que recibe del "mundo libre y democrático" no queremos sumar a ellos nuestras voces.
Con tu permiso le linkeo el artículo a mi hijo que vive en Madrid y seguro le gustará leerlo.
Un abrazo, Rosario.

El Gato dijo...

María: No pasa nada, total... el boliche está vacío últimamente. Es tan cierto eso último che... las agujas puntuales, me lo guardo.
beso.

El Gato dijo...

rous:
vos sos quien yo pienso que sos?
es cierto, mirá que a mí costó y mucho. y sabés qué pasa, que a mí me podrán decir lo que se les ocurra pero jamás que tiré palos contra la Revolución. Si hasta cuando viví en los EE.UU. la defendía!!! Pero yo te quiero libre... si no no te quiero. Esa es la cuestión. Más libertad, más revolución. Y no hablo de aquellas libertades, mal llamadas libertades que hicieron que la revolución sandinista terminara siendo una gran traición por parte de los hermanitos Ortega... no. Cuba es diferente. Cuba y lo siento, pero su Revolución no es solo de los cubanos. Nos va mucho en su futuro. Pero no seré yo, parte de un coro de alcahuetes y cínicos funcionarios burocráticos. Los mismos que ya comienzan a verse, tristemente en nuestro propio gobierno frenteamplista. Pero de eso, ahora no voy a hablar.
Un abrazo, Rosario... el mejor de ellos para vos.

Romano dijo...

Un abrazo y de acuerdo contigo y lo escrito,,,
Como duele Cuba !!!

Dafne Ink dijo...

La verdad,la verdad es que suscribo plenamente y te agradezco, porque pusiste en palabras lo que yo no podía decirme ni a mí misma. Y, sí, sigo admirando al pueblo cubano por su entereza y su alegría.
Gracis, Gato.

Anónimo dijo...

Ya ves, el boliche no estaba tan vacío...
Muchas felicidades, Gato, la verdad es que debe ser emocionante escuchar, ya no sólo leer, un texto de tu autoría.
Lo que yo dije: frases como puñales al rojo vivo.

María

davodroid dijo...

Gran blog! Gracias y felicidades!

El Gato dijo...

Romano:
Otro abrazo para vos y sí... duele y mucho.

Dafne:
la verdad la verdad... tal vez esas palabras sean lo que no queríamos decirnos. Beso grande para la orilla del otro lado...

María:
No, vacío pero poca gente... eso sí, de la buena.
La verdad es que me gustó escucharme en otra voz, fue extraño...

El Gato dijo...

davodroid:
gracias a vos, venirse desde Méjico hasta aquí no es fácil. acabo de hacer el viaje inverso y me gustó mucho lo que encontré.
nos estamos viendo...

rous dijo...

Hola,
creo qué sí, soy quien vos pensás,
nos conocemos desde el viejo CyP
;)
y sigo compartiendo lo que me decís en tu respuesta
¿Estás, ahora, en Madrid?
Hace un par de años Pinky me dió algo para mandarte por correo y estabas en Denia.
Mi hijo, Bruno, también está en Madrid y, mi hija, Flavia, en Aranjuez
Beso, está bueno reencontrarse de vez en cuando.

Luis dijo...

Querido Gato:

Últimamente decís muchas cosas en los post, por lo cual se hace complicado decir tan solo algo de alguna porque uno siente que es injusto con las que se olvida de comentar. Pero es un placer enorme leerlas, mire usté, que alivia un rato un momento de descanso en el trabajo :)

Lo de "haciendo amigos" recuerdo que lo empezaron a decir los jóvenes en la década pasada, y era con ese significado, de decir algo incómodo para la corriente mayoritaria de pensamiento. Desde siempre es una frase que me gustó, porque implica salirse de la comodidad, y sea con verdad o no, plantear un punto de vista alternativo.

El problema de criticar la Revolución y seguir siendo revolucionario, es tema viejo y repetido, y triste para quiénes han amado lo que significó Cuba en su momento. Pero últimamente se ha usado mucho el término amigo-enemigo. Mientras me apoyes, eres mi amigo, y a mí no me interesa si yo defiendo los derechos humanos pero tú tiras una bomba en un pueblo porque reclamaba la independencia. O eres mi enemigo porque dices que soy corrupto, aunque tú tengas una conducta intachable. Lamentablemente, para mí es lo que marca que se está entrando en una etapa que justifica a los que llaman dictadura a un gobierno.

Un artista, si es fiel a él mismo, sabe que es la expresión de su pueblo. Y sufre porque ve que lo esencial para quienes ama, quienes son su inspiración y su vida, no está, no llega, deben buscarlo en otro lado porque tienen derecho a vivir y a vivir bien, no solo a sobrevivir como malamente se pueda.

Como decís, los cubanos no son gusanos. Algunos aman la revolución, pero en estos años, entre los desastres naturales que ha sufrido la isla, el aislamiento al que lo llevó los Estados Unidos (aunque Venezuela y España comercian con ellos, no alcanza, parece, para que los beneficios lleguen a todos... y yo, qué querés que te diga, temo que, como sucede en mi país, se vayan quedando vueltos por el camino), no digo que obligan a cambiar de régimen, pero sí, como decís, pensar qué es lo que no se quiere, cuál es el horizonte al que NO se apunta, y entonces empezar a ver el camino alternativo.

O crearse uno nuevo.

¿La revolución no es eso? Pensar distinto, hacer cosas nuevas y buenas.

Abrazo grande