sábado, 30 de octubre de 2010

A 100 años del nacimiento de Miguel Hernández.


"Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.

Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras."

Hoy Miguel cumple 100 años...
Gracias a poetas como Miguel Hernández, Neruda, Rafael Alberti, Líber Falco y al bueno de Antonio Machado me fui acercando a la poesía.
Mi niñez y mi adolescencia transcurría junto a un viejo "combinado" Philco escuchando los textos de Miguel Hernández y Machado musicalizados por Serrat.
Aún hoy me extremecen sus poemas escritos desde el frente de batalla y más aún, desde la cárcel.
Cuánto amor por el hijo que daría a luz su amada Josefina!
Cuánto dolor por la vida que se le iba como agua entre los dedos...
Cuánta pena por la España republicana y obrera, asesinada por el franquismo.
España... la España de Federico, la de camisa blanca.
Hoy Miguel cumple 100 años...
Miguel Hernández... el poeta, el camarada, el hombre.
Qué viva la poesía!

Miguel Hernández recitando a las tropas 
en el frente sur, en marzo de 1937.
(Foto: CVCevantes)




El niño yuntero

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.

Nace, como la herramienta,
a los golpes destinado,
de una tierra descontenta
y un insatisfecho arado.

Entre estiércol puro y vivo
de vacas, trae a la vida
un alma color de olivo
vieja ya y encallecida.

Empieza a vivir, y empieza
a morir de punta a punta
levantando la corteza
de su madre con la yunta.

Empieza a sentir, y siente
la vida como una guerra
y a dar fatigosamente
en los huesos de la tierra.

Contar sus años no sabe,
y ya sabe que el sudor
es una corona grave
de sal para el labrador.

Trabaja, y mientras trabaja
masculinamente serio,
se unge de lluvia y se alhaja
de carne de cementerio.

A fuerza de golpes, fuerte,
y a fuerza de sol, bruñido,
con una ambición de muerte
despedaza un pan reñido.

Cada nuevo día es
más raíz, menos criatura,
que escucha bajo sus pies
la voz de la sepultura.

Y como raíz se hunde
en la tierra lentamente
para que la tierra inunde
de paz y panes su frente.

Me duele este niño hambriento
como una grandiosa espina,
y su vivir ceniciento
resuelve mi alma de encina.

Lo veo arar los rastrojos,
y devorar un mendrugo,
y declarar con los ojos
que por qué es carne de yugo.

Me da su arado en el pecho,
y su vida en la garganta,
y sufro viendo el barbecho
tan grande bajo su planta.

¿Quién salvará a este chiquillo
menor que un grano de avena?
¿De dónde saldrá el martillo
verdugo de esta cadena?

Que salga del corazón
de los hombres jornaleros,
que antes de ser hombres son
y han sido niños yunteros.

MIGUEL HERNÁNDEZ, Vientos de pueblo.

Miguel y Josefina (1937)




Para la libertad

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

MIGUEL HERNÁNDEZ, El hombre acecha, (1938-39)

10 comentarios:

Carmela dijo...

Maravilloso y digno homenaje a Miguel Hernández en el centenario de su nacimiento.
Es indiscutible que su grandeza se agiganta cada vez que leemos sus poemas y nos emocionamos.

"Cierra las puertas
echa la aldaba, carcelero.
Ata duro a este hombre...
No le atarás el alma"

Jamás se borrará su voz y la esencia de integridad que lo caracterizó.
Cartas inéditas revelan cómo se negó a ponerse a "favor" de sus verdugos que le sugirieron que de esa manera sería liberado.
Digna vida y digna muerte.
Magistral post!
Gracias!!!

Romano dijo...

Gracias !!!!!

el gato utópico dijo...

Carmela:
Tan cierto... una vida tan corta pero tan intensa. Llenando de poesía los frentes de batalla, las salas de parto, las celdas del fascismo... y tan necesaria para este tiempo que nos tocó vivir.
Saludos!

Romano: A vos, gracias... pero mire que no le perdono que hayamos estado tan cerca y no hayamos podido compartir aunque más no sea un buen rioja... Abrazo!

Roxana dijo...

Mi admiración por Miguel Hernandez es de muy poco tiempo,pero ha conseguido invadir mi ser, ocupar mi alma, despertar esto que no se explicar y es poesía, palabra, vida.
Hermoso lugar este el tuyo, Gato que homenaje sentido has hecho.Te dejo un saludo.

Fernando Terreno dijo...

Gato:
Para sumar a tu homenaje, te dejo el enlace a "El silbo vulnerado", una Compañía Zaragozana que anda por el mundo difundiendo poesía y este año llevaron a Miguel Hernández por varios países, con un espectáculo incomparable.
Vos que estás en España, seguramente andarán cerca de Madrid en alguna ocasión.

http://elsilbovulnerado.blogspot.com/

Un abrazo
Fernando

guillermo dijo...

buena don Gabriel !!!

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

recomiendo :
http://www.youtube.com/watch?v=grdTe5IZqkY

Guillermo Bernengo dijo...

es Serrat joven y avanzando aun

http://www.youtube.com/watch?v=grdTe5IZqkY

Grupo dijo...

http://www.riobravo.com.ar/index.php?option=com_k2&view=item&id=546:carta-a-un-poeta-miliciano&Itemid=210

Permitame, amigo que comparta esta carta. Gracias

Lucio Saccardi

Carmela dijo...

Estremecedora y hermosa la "CARTA A UN POETA MILICIANO"!
Movilizante !!
Gracias a Lucio Saccardi!!!
Y gracias a Grupo por compartir este artículo que emociona!!!

Grupo dijo...

Mi más profundo agradecimiento a Carmela por el comentario y al Gato Utópico por publicar el link. A miguel... cualquier palabra mía sería poca y liviana.

Un fuerte abrazo

Lucio Saccardi