lunes, 25 de octubre de 2010

"El país de la cola de paja" o como anular la impunidad.


La cámara de diputados de Uruguay acaba de aprobar el proyecto que busca anular la Ley de Impunidad (Ley de la pretensión punitiva del Estado) con la que se beneficiaron los asesinos, torturadores y violadores que ejercieron el terrorismo de estado durante la dictadura fascista que asoló al Uruguay entre 1973-1985.
El proyecto de ley pasó a la cámara de Senadores, donde no estarían los votos necesarios para su aprobación. Si bien el Frente Amplio (FA) cuenta con mayoría en dicha cámara, dos senadores de la coalición no acompañarían con su voto.
Se especula con la posibilidad de que el senador Rodolfo Nin Novoa abandone la sala al momento de la votación, alcanzando así la mayoría necesaria.
Por otra parte, el Momiento CAP-Libertad del “Ñato” Huidobro, manifestaron que si bien estaban en contra de la nueva ley, votarían afirmativamente por disciplina partidaria.
Obviamente se oponen a su aprobación los partidos Colorado y Nacional, artífices de aquella lamentable ley de impunidad aprobada bajo el mandato de Julio Ma. Sanguinetti.

Esta nueva ley pretende hacer (anular la ley de impunidad) lo que en el último plebiscito desarrollado junto a las elecciones presidenciales de las que surgió electo el “Pepe” Mujica, no fue posible. En aquella instancia, el pueblo uruguayo no aprobó la anulación. Y fue esa una de las noches más tristes… por segunda vez, el pueblo decía SI a la impunidad.

También en aquella jornada se plebiscitó la posibilidad de que todos los ciudadanos uruguayos residentes en el exterior pudieran expresar su voto. El porcentaje por el NO fue escandalosamente superior. Con lo cual se le negó el voto a uruguayos como Pablo Forlán, Luis Suárez, Cavani… aunque todos estos uruguayos residentes en el exterior fueron aclamados por la multitud a su regreso a Montevideo… pero no pueden votar.
Tampoco lo puede hacer uno de los rehenes de la dictadura, preso y torturado por más de 12 años, integrante de la dirección del MLN-Tupamaros y hoy residente en Suecia, el Dr Henry Engler… uno de nuestros más notables científicos, tampoco puede votar.
Pero tampoco pueden votar Silvia desde Suecia, el “Mago” desde Australia, Héctor desde Barcelona, Miguel desde Lanzarote ni Camilo ni Tamara ni yo desde Granada y Madrid…
Pero volviendo a aquel domingo triste del plebiscito, fueron varios los compañeros que me contaban desde Montevideo que varios sectores del Frente Amplio no acompañaron la anulación en las urnas. 
No hicieron campaña previa y ni siquiera ensobraron la papeleta rosada junto a las listas para diputados y senadores.
Los estudiantes fueron una vez más nuestra reserva. Fueron ellos principalmente quienes se dejaron el alma pintando muros, volanteando, haciendo actos y caravanas para el triundo del SI. Al saberse los resultados, los comité de base del FA fueron testigos del llanto desconsolado de aquellos jóvenes que no entendían como el pueblo uruguayo había votado NO...
Hoy, varios políticos del FA que no hicieron nada en aquella oportunidad, ahora se razgan las vestiduras… “El país de la cola de paja” escribió don Mario Benedetti y vaya que sí lo es.
Recuerdo lo que escribí al otro día del plebiscito:

Ayer, el 48% de los uruguayos votaron por el SI para anular la Ley de Impunidad.
Ayer, el 52% de los uruguayos eligieron NO apoyar la anulación de la Ley de Impunidad.
Hoy, pensando en ese 52% me viene a la mente una vieja frase de mi hermano Macunaíma…
“Si los hijos de puta volaran… nunca veríamos el sol¨

Ahola, el PVP (Partido por la Victoria del Pueblo-FA) a través del Cro. Luis Puig manifiesta que “el FA no desconoce los pronunciamientos populares, pero considera que la defensa de los derechos humanos es un valor superior, por lo tanto hoy, la bancada frenteamplista votará a favor de la ley interpretativa de la Caducidad."
Puig señaló que la ley de impunidad nació siendo inconstitucional, aprobada por un chantaje de los militares y afirmó que ésta “viola los tratados internacionales”.

No puedo hacerte la segunda Luis… no esta vez.
No de esta forma.
No podemos votar entre cuatro paredes algo que fue rechazado por el pueblo.
Dónde quedan las viejas banderas?
Qué pensaría el Gral Líber Seregni? Nunca lo sabremos pero al menos déjenme pensar que el viejo sigue siendo un bastión moral que nos mira desde el fonde de la historia.
Qué hacemos entonces con el ideario artiguista?
O acaso nos olvidamos de cuando el “Pepe” Artigas dijo “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana”…

No… los Compañeros se merecen otra cosa.
Y no me vengan a decir ahora que me aburguesé… basta con revisar el blog para responderle a quien lo sugiera, si es que se merece respuesta alguna.
Desde su comienzo, este blog ha tratado de rescatar la “Memoria Colectiva”, manteniendo viva la memoria de todos aquellos compañeros torturados, asesinados y desaparecidos. 
No he sido precisamente yo quien ha cambiado su postura frente a la impunidad. Pregúntele antes al Partido Socialista y a Asamblea Uruguay por su actuación durante la campaña por el plebiscito…

Antes de juzgar, prefiero que me expliquen las reuniones del “Ñato” Huidobro con los tristemente célebres “Tenientes de Artigas” (logia militar) o de los discursos del “Pepe” Mujica en algunos actos oficiales, declarando su intención de amnistiar a algunos asesinos detenidos por haber sido encontrados culpables después de un juicio con todas las garantías jurídicas que otorga el estado de derecho.
Tampoco justifico al senador Nin Novoa… no es ausentándose de sala que se hace patria…

Duele llegar a esta instancia. Duele ver como algunos ahora hacen gárgaras con la palabra “pueblo”.
Sería mucho más consecuente con nuestra historia convocar a un nuevo plebiscito y que sea la gente quien cierre definitivamente la página más negra del Uruguay.



7 comentarios:

Ana dijo...

Permítame que disienta...Creo que hay cosas que no se pueden plebiscitar. Creo que el error ocurrió en aquella primera consulta popular y no ahora. Le digo que si en Argentina se hubiera hecho un plebiscito similar, en lugar de derogar lisa y llanamente (a través del Congreso) las leyes de obediencia debida y punto final, el resultado hubiera sido (me juego lo que sea) EXACTAMENTE EL MISMO que en Uruguay. Los derechos humanos y los derechos esenciales no pueden ser plebiscitados. El Congreso es el ámbito que corresponde para discutir la legitimidad de las normas y por algo tenemos una democracia representativa y no directa.
Con la lacra fascista que hay en ambos países, sumado al mediopelaje desubicado, ¿sabe cuantas cosas, si se plebiscitaran serían "pa pior". Empecemos por el voto calificado, una idea que rondó fuerte en mi país al inicio de la democracia y que, no vaya a creer, tenía muuucho adeptos. Otra: la pena de muerte. Con el bombeo mediático que hay en el tema seguridad en Argentina, más de uno votaría a favor de una medida así.
No, en este caso la que no le puede hacer la segunda soy yo. El pueblo no siempre tiene razón...no siempre. Las mayorías, para ciertas decisiones-como quien preside un país- pueden funcionar, pero siempre hay que garantizar los derechos de las minorías- siempre- aún cuando el resultado de un plebiscito sea NO.
Le mando un beso.
Ana

Dafne Ink dijo...

esa ley naciô torcida y morirà torcida...
a los que se ausentan para no dar la cara, pa'fuera!
mi pensamiento està con las familias que luchan, sufren y esperan justicia, màs allà de las leyes sucias...
un abrazo Gato querido!

Anónimo dijo...

Con su permiso, yo comparto tanto estas palabras (y me duele tanto) que con su permiso me llevo un enlace para mi blog
“Si los hijos de puta volaran… nunca veríamos el sol¨

el gato utópico dijo...

(antes que nada perdón... no aparecían los comentarios por un error en la configuración)

Ana: Tema delicado éste si es que los hay. Pero permitime recordarte algo. La ley de impunidad sí fue votada por el parlamento uruguayo. Por aquel entonces el FA era minoría en ambas cámaras y la aplanadora de la derecha no tuvo contemplación alguna. Votó la impunidad y punto. Fuimos nosotros y cuando digo nosotros me refiero a partidos políticos (FA y algunos honrosos aunque escasos diputados y senadores de los partidos Colorado y Nacional), la central de trabajadores (PIT-CNT) las organizaciones de DD.HH., grupos de base de la iglesia católica, gente de a pie... fuimos nosotros los que logramos juntar más de 400.000 firmas para llevar a plebiscito la ley votada por aquel parlamento. Y marchamos... nos ganaron por paliza. Qué cambió desde aquel triste día en que el parlamento votó la ley de impunidad hasta nuestros días? En que ahora, el FA es mayoría en ambas cámaras.
En esta última consulta, alcanzamos el 48 cuando se necesitaba el 50% de los votos. Y esta vez fue diferente. Ahora no hubo campaña del miedo como la primera vez, donde la derecha decía que si se derogaba la ley de impunidad volverían los milicos. Habían pasado 24 años... 24 años!!! Esta vez no hubo más que el ciudadano encerrado en el cuarto de votación y su conciencia. No hubo autocrítica alguna por parte de los sectores del FA que no apoyaron la campaña previa para la anulación. No sé... es un tema difícil como te dije al comienzo. Otro beso para vos...

el gato utópico dijo...

Dafne: totalmente de acuerdo con vos...
ley que nació torcida y morirá torcida... ves? eso es síntesis y no lo que hago yo que hablo y hablo y no logro encontrar o transmitir lo que realmente siento. También mi pensamiento está con las madres y familiares que son los únicos que han luchado durante todos estos años por el fin de la impunidad.
Un abrazo, mi querida Dafne...

Anónimo... lleve tranquilo pero al menos diga de que blog se trata...

Brujita dijo...

Gato, hacía días que no pasaba por tu tejado.

Ni por un segundo pongo en duda tu postura desde siempre ante la impunidad. El tema es complejo. En realidad, no sabemos a ciencia cierta cuantos uruguayos decidieron en el plebiscito no anular la ley. La jugada de la corte de poner solamente la opción del SI, sectores del FA que no hicieron campaña en el plebiscito y que para rematar no ensobraron las papeletas rosadas, lograron cumplir con ciertos pactos silenciados y condenaron a nuestros hijos a seguir cargando con esta aberración. Me da mucha bronca que esta ley interpretativa se presente por evitar una multa; me da mucha bronca la subida al carro de Astori que ni siquiera firmó para habilitar el plebiscito, y hay muchos más en nuestras filas subidos hoy al carro (entre ellos el presidente)…..si, Mario, el país de la cola de paja…. Pero por otro lado, hoy es la posibilidad real que tenemos de terminar de una vez con este engendro tan mal parido. Y si, Gato, el Parlamento puede y debe hacerlo, y ya tendría que haberlo hecho el anterior (otra vez la cola de paja).

Según lo veo, el razonamiento de Roger Rodríguez en su artículo, ”Mi amigo, el soberano” lo explica muy bien. Lo resumo en esta frase: ”Sólo te voy a recordar que en todos los países del mundo, la ley madre, en realidad, no es la Constitución de la República, sino su Declaratoria de la Independencia, y si lees la Declaratoria de la Independencia uruguaya, entenderás que nacimos de una anulación”.

En cuanto a la argumentación de Luis Puig en el Parlamento, me pareció brillante.

No sé Gato, ya basta de que sigan desapareciendo a los compañeros todos los días, mientras se sigue ascendiendo y premiando a quienes impusieron el terrorismo de estado. Ya basta de que las viejas queridas se nos vayan muriendo sin encontrar una respuesta y sin que los culpables sean llevados ante la justicia. Ya basta de que Hijos, víctimas también, sean criminalizados (hay que fumarse las últimas declaraciones del Ñato a canal 12 en las que dice que el reclamo de familiares por sus desaparecidos "se está transformando en un negocio", agregando que "hay mucho dinero en juego". Es un inmoral!!!).

El otro gran tema es qué actitud va a tomar el FA con las culebras que tiene adentro. No puede quedar en un tironcito de orejas como el que se llevó Rosales. Acá hay que dar señales muy, pero muy claras.

Perdoná lo extenso. Da para horas de charla e intercambio fraterno de opiniones. Beso enorme

el gato utópico dijo...

Silvia: Nunca es extenso cuando de exponer nuestras ideas se trata. Vos y yo podemos pensar diferente frente a determinado asunto pero jamás terminaremos en el agravio ni en la destrucción del compañero. Porque ante todo somos eso, compañeros. Vos yo hemos vivido mucha cosa... mucho palo... y sin embargo, cada uno a su manera hemos seguido adelante. Como pudimos, pero lo hicimos. Y lo seguiremos haciendo. Yo no tengo demasiados argumentos para rebatirte nada. Es más, todo lo que desarrollás en tu comentario lo firmaría. Pero... y no voy a explicar nuevamente lo que pienso, ya lo hice en el post, pero este asunto no es casual. Es bueno que de una buena vez salten las alarmas dentro del FA. Hay cosas que venían mal y no desde hace poco tiempo. Me alegro de que se genere el debate pero me duele ver como se cae en el agravio a los compañeros. Silvia, un beso grande desde esta Madrid lluviosa y fría...