sábado, 23 de febrero de 2008

Para los tocadores...


Bajó del árbol un tambor
y a la danza enamoró.
Y la danza bailó tierra,
bailó aguas, bailó tiempos.
Tantos tiempos
que al tambor dicen... cansó

Y una nube que aplaudía
a la danza se robó.
Y el tambor subió a su árbol
y de allí rió y rió.

Humberto Megget (Paysandú, Uruguay 1926-1951)


A mis amigos los “tocadores”.
A los tamboreros y los percusionistas.
Al “Malumba” Giménez, al “Lobo” Núñez, al inmenso Rubén Rada, a los duendes de los hermanos Silva que aún recorren las callecitas de Barrio Sur de la mano del “Cachila”... A Fernando, que allá en Santiago de Compostela vive y lucha por el candombe.
Y para el “Chichito” Cabral, el que una madrugada, mientras aguantábamos lunas y mostradores en lo de Clarita me decía “Bo... vos sos azul... dejate de joder, yo seré naranja pero vos sos azul” y yo desde ese día soy azul, que joder.
Al “Negro” Yamandú Pérez, tótem viviente de la música uruguaya, al “Negro” Trasante, al “Careca” García, el “Bruja”, el “Nego” Haedo. Al “Gordo” Macchi, que mientras estaba preso en el penal de Libertad, practicaba con sus manos sobre la mesita de frío cemento junto a su litera imaginándose sonidos y repiques libertarios. A Carlitos Daponte, que un buen día, siendo tan pero tan joven levantó vuelo pero sigue bajando por los cerros de Piriápolis en cada 6 de enero.
Y sobre todo para mi hermano, Daniel Terevinto.
Mi querido “Pope”. Del que también me dijo una noche el “Chiche”, que era sin duda el mejor bongosero. Capaz de dejar con la boca abierta al mismísimo Pablo Milanés como aquella noche del Atenas.
Amigo de los amigos, hermano de los hermanos.
Con el barrio en la cara, con la sabiduría de los arrabaleros, con la experiencia de cualquier taxista, allá andará ahora el “Pope” por las calles de Palm Beach desparramando sonrisas y piropos a las chiquilinas del lugar.
Para todos ellos vaya este poema de Humberto Megget que musicalizó Washington Carrasco y que la Madrecita del Candombe, como bien dice allá también mi hermano Macunaíma, nuestra Lágrima Ríos, la Dama del Candombe, canta como ninguna...
A todos ellos, como diría el “Chiche”...
Vivan los tocadores!

Bajó del árbol un tambor (Lágrima Ríos)

powered by ODEO

4 comentarios:

CASANDRA dijo...

Tiempo que no te veía..siempre buenos y entrañables tus escritos.
Estuve en el estreno de Cachila en el Teatro de Verano, con final de tambores..!!! noche de viento y tambor, bien que disfrutada fue.

laconciencia dijo...

Hola desde Barcelona,sabes que yo conoci a Jorge Do Prado,Chichito Cabral y Yamandu Perez en los cafe concert de la Alianza Francesa y tambien conozco a muchos de la familia Silva de Montevideo y Canada.que lujo no?Bue con estos datos me deschave la edad jejee
Me encantaria ver la peli Cachila algun dia.
Me gusta tu blog,sera porque ademas soy una gatofila empedernida.
saludos

El Gato dijo...

casandra:
Me alegro de tu vuelta. Supe de tus vacaciones en La Paloma.
Me alegra también que hayas estado en el estreno de "Cachila". Un beso grande!

laconciencia:
Qué nombrecito, no? Así que supiste ir al Café Concert de la Alianza? Seguramente nos habremos cruzado alguna de aquellas noches mágicas. Recuerdo una en especial, cuando la dictadura no dejó subir a Pareceres en un recital en el Palacio Peñarol, se fueron para la Alianza y cantaron como 4 horas... Esa noche, el "Yama" se tocó todito... Bueno, bienvenid@ seas...

laconciencia dijo...

Hola Gato si estaba,seria por el año 78 o 79 y creo que era invierno.el Yama pobre intento sin exito,enseñarme a tocar el bongó.El Jorge creo que se fue para Australia.

Gracias por la bienvenida,el sobrenombre de la conciencia,me lo puso un amigo hace años.
El verdadero es Marisa y tengo tu misma edad y signo chino
Y apara que veas que es verdad que me gustan los gatos aca podes ver en que ando

http://www.20minutos.es/data/edicionimpresa/barcelona/08/02/BARC_19_02_08.pdf