viernes, 13 de agosto de 2010

Acerca de Jesús Quintero y la locura...



"A veces tengo miedo de caer en la tentación de convertirme en un hombre que vaga sin sentido. 
A veces creo haber perdido la sana locura y el aguante de tiempos atrás.
Pero no es así, conmigo no podréis. 
Y eso que tengo miedo. 
Miedo de nada haya cambiado y nada hemos aprendido…" 
(Jesús Quintero)

Lo recuerdo caminando hace muchos atrás por 18 de Julio rumbo a la Plaza Independencia. 
Vestido con un largo sobretodo negro y envuelto en un pañuelo palestino. Llevaba varios libros bajo el brazo. Su figura me recordaba a la de aquellos poetas del siglo XIX. Sin embargo había un brillo en su mirada que lo hacía diferente. 
Eran tiempos de “El perro verde”, un ciclo de entrevistas grabado en Buenos Aires y Montevideo. Particularmente recuerdo la entrevista que le realizó a Marta Gularte, de quien Jesús Quintero supo sacar lo mejor y lo peor de aquella extraordinaria mujer. 
Volví a reencontrarme con Quintero una vez llegué a España. 
Su programa “El loco de la colina” en TVE era una fuente de agua fresca en el desierto árido de la televisión española. Sus reflexiones, sus opiniones, su compromiso frente a la vida, su espíritu libertario, su coherencia… hicieron que finalmente desde los ámbitos de poder cometieran el peor de los pecados hacia Jesús Quintero. Trataron de domesticarlo, le impusieron nuevas reglas y así fue que nos quedamos sin “El loco”.
Finalmente y en un acto digno de agradecer, la Televisión de Andalucía le abrió sus puertas. 
“Ratones colorados” se llama su actual programa. Pocos o ningún programa emitido por una cadena regional tiene tanta repercusión en toda España. Allí Jesús se siente en casa y no se calla… 
Nosotros, agradecidos.
Entre tanta televisión basura, de tetas recién hechas, de bocas hinchadas, de culos perfectos… 
Donde la frivolidad campea a sus anchas… 
En un país donde la tasa de paro es del 21% (llegando al 25% entre los jóvenes y al dramático 30% en el colectivo de los inmigrantes), donde los sindicatos siguen sin aparecer… con sus dirigentes encerrados en sus despachos, mientras afuera la gente ya no sabe que hacer para pagar su hipoteca, su alquiler… 
Un país donde un gobierno que dice llamarse de izquierdas, aprueba una ley laboral reaccionaria. Tanto que ni siquiera el propio Aznar se animó a presentarla… 
En medio de todo esto, Jesús Quintero lanza un grito a través de su programa de televisión. 
Al igual que León Felipe cuando gritaba su:

“Ya no hay locos, amigos, ya no hay locos.
Se murió aquel manchego,
aquel estrafalario fantasma del desierto
y ... ¡Ni en España hay locos!
¡Todo el mundo está cuerdo,
terrible, monstruosamente cuerdo! ...”

Y yo, que a veces también tengo miedo de haberme vuelto cuerdo, cuando hago la cola del paro y hablo con la gente digo no… yo no.
Al igual que León Felipe, Jesús Quintero y tantos más… con nosotros no podrán.
Prefiero morir de pie, antes que arrodillado frente a los mercaderes de la desilusión y la injusticia.

Una vez más reivindico la locura…
La locura y el orgullo de seguir creyendo en las viejas utopías.
Por los locos y por la vida…
Que así sea.

Agradecimientos:
Jesús Quintero www.jesusquintero.com
El Silencio - Productora de Radio y Televisión

link: http://elgatoutopico.blogspot.com/2007/04/ya-no-hay-locos-amigo-len-felipe.html

4 comentarios:

nicolás pazos dijo...

Gato te pido perdón por el silencio y gracias por traerme nuevos locos para conocer y querer. A través de estas páginas virtuales pude conocer músicos y poetas que que me eran totalmente desconocidos pero que fueron formando un abrigado rinconcito en mi fuero interno: Marosa, Darnauchans, Cabrera, entre otros locos hermosos y tristes y perfectos en su locura. Esta gente hace que todo valga la pena y uno no se sienta solo entre tanta desilución e injusticias (como vos bien decís). Te mando un abrazo compadre, sincero y gigante a través de la distancia física y la virtual.

Eduardo dijo...

Querido gato, que seria del mundo sin los locos lindos que andan por el mundo siempre con sueños impredecibles para muchos pero realidades para nosotros los que creemos que la locura no es un estado mental sino es un mensaje del corazon para seguir buscando utopias y mirando bien lejos el horizonte de nuestras vidas. Ojala que existieran mas locos y la vida se llenara de amor honestidad, solidaridad que tanto hace falta, algun dia seremos mejores personas y este hermoso mundo empezara a funcionar mejor, espero que no falte mucho. Vos segui asi que ya vas a llegar, sos un gran tipo, te quiero mucho hermano, un abrazo grande.

El Gato dijo...

Nico:
La alegría de leerte y compartir nuevamente a "estos locos hermosos y tristes y perfectos en su locura".
Saberte ahí me hace mejor.

Eduardo:
Que también de corazones ajados y de locos solidarios vos y yo sabemos un ratito... Yo también te quiero mucho.

Anónimo dijo...

uy gato, siempre me soplás el alma...

será por eso que paso seguido

gracias y salú

sylvia