domingo, 23 de enero de 2011

Tristeza del arrabal II (Final)


Música: Con la frente marchita (Joaquín Sabina)
Voz: El Gato


Había jurado guardarme tu abrazo para cuando la noche no tuviera aurora.
Pero anoche se me ocurrió ponerme a guardar tus cosas en una caja.
Y mientras ordenaba foto, bolsita, dibujo, carta... solo se escuchaba el silencio sordo que produce la niebla cayendo sobre el farol de la esquina.
La luna en la ventana, enorme luna.
Olí tu perfume, te olí entera.
Anoche te tuve entre mis manos, cubrí mi rostro de vos, pero no eras más que un negro tul.
Temí entonces que la noche se hiciera eterna y las estrellas, lágrimas.
Fue cuando decidí gastarme la tibieza de aquel abrazo.


gt (sierra de madrid, invierno del 2011)


.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

bravo gato muy buena tu iniciativa de ponerle voz, ya te conocemos un poco mas, APLAUSOS ME ENCANTÓ, CANARIAS TE SIGUE

Carmela dijo...

Bello texto!
Me encanta el tema de Sabina , Gato.
Eso de : Mándame una postal de San Telmo " suena mayúsculo!!!!
No hay nada que se recuerde con mayor inetensidad , cuandoi se está lejos , que la calle Corrientes y, Caminito y San Telmo!!
La imagen : super lograda!
Un abrazote!!!

mauro dijo...

Gabo, estoy escuchando "la radio del gato" -tu propia frecuencia, tu propia onda, digamoslo así- y mientras saboreo un buen vino de la tierra, me da por meterme como siempre en tu blog y cada día me siento más orgulloso de tu amistad, porque te veo, guerrero soñador enfrentando la bruma, el frío, la nieve, la soledad, las ausencias más íntimas, sin declinar a pesar de los dolores, de las derrotas pasajeras, levantando siempre la voz a nombre de la belleza, del amor, de la lucha por la justicia social. El hecho de crear "tu propia onda" en el espacio cibernético, de lanzar al mundo tu propuesta estética musical, tu bagaje, implica personalidad, implica coraje y es decirle al mundo que la bolsa y la crisis y todas sus mierdas de oropeles, de cobrizas alucinaciones no podrán jamás opacar la lucha del hombre por alcanzar la libertad, aún por encima de la oprobiosa explotación del hombre por el hombre, cada día maximisada por esta deshumanización creciente que pretende apabullarnos más cada día, pero que jamás lo lograrán porque mientras existan espíritus luchadores como el tuyo, desde la poesía, la música, la fraternidad universal, siempre quedará un resquicio para la esperanza y sobre todo para la siembra de caminos nuevos para los que nos reemplazarán.

Bravo, verraco, no pares, no pares, necesitamos voces como la tuya, personalidades como el viejo "Tuya".

Salud, mi hermano. Con mi fraterno abrazo de siempre, recibí mi palabra latinoamericana -desde esta bella Valencia que me ha enamorado- con aires de bambuco y pasillo, de cumbia y joropo, de currulao y bolero, de gaita y paseo colombiano, que jamás borrará de mi alma ningún paisaje ni circunstancia, como soy consciente de tu permanencia en el espítritu de las murgas, en el candombe y las milongas y los tangos de tu Uruguay amado.

¡Vamo'arriba, compañero!

Mauro

Irr Sinnlos dijo...

Me gustó lo que le agregaras musica, como para una experiencia audiovisual. Saludos desde la blogosfera.