lunes, 7 de agosto de 2006

Amores de verano


Denia es una fiesta. El sol comienza su jornada temprano y solo se va cuando viene la luna. Aquí fue que entendí aquel dicho popular que te decían los mayores cuando estabas distraído... “... qué mirás? La luna de Valencia?” Si Cúneo supo pintar las lunas del sur como ninguno, Denia te regala las lunas más increíbles que te puedas imaginar y cuando se refleja sobre el Mediterráneo, entonces ya es un escándalo... En el verano Denia se llena de turistas. Y con ellos los quinceañeros lo inundan todo. Da gusto verlos caminar de la mano por la orilla del mar... Se miran y parece que se conocieran de toda la vida. Se asombran cuando descubren algo nuevo en el otro... y eso ocurre cada dos o tres segundos... no más. Ríen cómplices, un cosquilleo les recorre el cuerpo. La juventud les explota por los poros. Toda la vida por delante... Si hasta dan ganas de cuidarlos, de protegerlos... Quién no recuerda un amor de verano? Aunque haya sido solo eso, un amor de verano... como aquella canción de Leonardo Favio que decía:

... Fuiste mía un verano, solamente un verano.
Yo no olvido la playa ni aquel viejo café
ni aquel pájaro herido que entibiaste en tus manos
ni tu voz ni tus pasos que se alejaban de mí.
Que otra vez será, que otra vez será,
tierno amanecer, sé que nunca más...

5 comentarios:

Gaby dijo...

Y nosotros en este invierno triste y frío!! Pulóver sobre pulóver y hace frío igual!
Linda la foto, lindo lo que escribiste, lástima Leonardo Favio...
Besos

El Gato dijo...

Gaby, acá estamos... 40 grados de día y 40 grados de noche. Sabés que sin ánimo de justificarme, en cuanta reunión de uruguayos se arme, luego de agotar todas las reservas de algún noble y espirituoso rojo elemento y cuando ya no nos quedan más canciones de murga o Jaime Roos para cantar, nunca va a faltar aquel cuarentón largo (yo por ejemplo) que diga... "Bo' se acuerdan de aquella canción de Leonardo Favio que decía..." y allá arranca el coro. Un beso.

Gaby dijo...

Eso no justifica, don Gato...es como que las de treinta y se nos de por acordarnos de los Parchís!!!
Besos

Cecilia dijo...

Gato: Sabés? Me hiciste acordar de una vez que fui con papá a un museo (uno del Parque Rodo) a ver la exposición de las Lunas de Cúneo, miento, fuimos dos veces, la segunda fuimos con mamá, estábamos extasiados. Bueno, en realidad mamá mucha bola no le dio. Y también me acuerdo que al otro dia me compré pinturas y me puse a pintar lunas. Obvio, ni se le parecían. Pero yo estaba meta pintar lunas. Qué brutal esto de la memoria! Los recuerdos están ahi pero no te acordás todos los dias. Qué bueno que lo mencionaste. Y los amores de verano...es que en esa epoca del año todos tenemos ganas de sentir el amor. Y no debe haber ni una sola persona que no tenga en sus registros una historia de un amor de verano. Besos y hasta pronto.

Gaby: He visitado tu blog y me pareció muy bonito. Te cuento que mi ex marido en su tiempo bailaba música de los Parchis. Yo ni ahi, pero igual me casé con el. Ahora, jamás se me ocurriría comparar a Leonardo Favio con los Parchis. Sería como comparar a Los Olimareños con Los Tigres del Norte. Por favor no te enojes, es que yo ya no tengo 30. Y si, capaz que estoy vieja. Te mando un beso.

Gaby dijo...

Cecilia: ( Perdón don Gato por usar su blog para contestar) Los Parchís fue lo primero que se me ocurrió! Y en realidad, los escuchaba cuando cuando todavía era una nena. De todas maneras, como dicen, sobre gustos...no hay nada escrito y a eso lo respeto aunque haga bromas.

Besos, don Gato!